Muerte súbita en el deporte

la-respiracion-durante-el-ejercicio

Estudio elaborado por Diego Esteban Iglesias que destaca que aún siendo un hecho trágico socialmente, la muerte súbita en deportistas es un hecho extremadamente raro que tiene una incidencia entre 1:80 000 y 1:200 000 atletas/año. Sus causas son distintas de acuerdo con la edad del atleta o deportista. En aquellos menores de 35 años predominan las miocardiopatías y las anomalías congénitas de las arterias coronarias; en los mayores de 35 años, la principal causa es la enfermedad coronaria aterosclerótica adquirida. Incide en la necesidad de estar preparados para asistir las muertes súbitas de los atletas en el campo de juego con programas de asistencia para emergencias cardiovasculares que incluyan desbriladores externos automáticos (prevención secundaria).

La Muerte súbita de origen cardiovascular representa el 75 al 80% de las muertes en atletas jóvenes ocurridas durante la competencia o el entrenamiento

Un estímulo intenso de ejercicio en una persona no entre- nada con factores de riesgo cardiovascular y más allá de la cuarta década de la vida es un conocido gatillo de eventos cardiovasculares graves, incluida la MS.

Diego Esteban plantea 2 preguntas:

¿Ocurren más muerte súbita en atletas menores de 35 años que en la población general? Varios estudios demuestran que sí.

¿Es más frecuente lamerte súbita en los atletas y deportistas durante el deporte o el entrenamiento? En este caso, la respuesta también es afirmativa.

En los Estados Unidos, 20 000 000 de personas participan en carreras de calle, de las cuales el 54% supera los 35 años28. La mayoría de las MS relacionadas con el ejercicio y el deporte se produce en mayores de 35 años24. Esto se debe a que el mayor número de deportistas se agrupa en esta franja etaria, siendo la gran mayoría atletas recreacionales.

Sin embargo, hay que diferenciar entre deporte competitivo y recreativo. En un estudio alemán, solo el 1% de los casos de MS ocurrió en atletas de elite. Un estudio forense español informó que solo 3 de las 168 MS relacionadas con el deporte correspondieron a atletas de elite (1,75%). En la serie francesa, solo el 6% de las MS se produjeron en atletas jóvenes de elite. Únicamente en un estudio británico, la proporción mayoritaria de MS se presentó en atletas competitivos, que constituían el 69% de la población estudiada. Por tanto, se debe incrementar el nivel de sospecha más en el deportista recreativo que en el de elite, ya que son mayoría y los más vulnerables para sufrir una MS.

No hay un deporte que concentre más MS en particular. Dicho de otro modo, no hay ningún deporte de mayor riesgo de MS que otro.

La prevalencia de un deporte u otro en las distintas series publicadas de los diferentes países tiene relación directa con la popularidad del deporte en dicho país. Ejemplos muy particulares son la serie irlandesa donde el golf (31%) y el fútbol gaélico (21%) son las principales causas de MS, precisamente los 2 deportes más populares.

Para Diego Esteban, dada la complejidad y las dicultades diagnósticas se deben implementar programas para el manejo de emergencias cardiovasculares que incluyan la des brilación temprana mediante el uso de DEA (desbriladores externos automáticos).

 

Articulo sobre la certificación de entrenadores clubes en relación a la RCP y uso de DEA

Este artículo nos habla sobre el la certificación de entrenadores clubes en Alaska, Idaho, Oregon, Montana y Washington en relación a la RCP y uso de DEA.

En la introducción recalca como la especialización en los deportes y alto rendimiento que se le exige a los escolares puede causar mayor riesgo de deserción escolar, riesgo físico, daño psicológico y daño social. Destaca como la mayoría de los deportes de club practican varios días a la semana y en varias instalaciones que pueden o no tener el equipo de emergencia adecuado en caso de que un atleta se lesione.

El problema aumenta en que los entrenadores no siempre están afiliados en atletismo interestelar y la formación de dichos entrenadores, a menudo, depende de los clubes.

Dentro del deporte existe un riesgo inherente de lesiones. El paro cardiaco súbito es una de las principales causas de muerte entre los atletas durante el ejercicio, por lo que el ejercicio puede convertirse en un factor de riesgo para los atletas con trastornos cardiovasculares diagnosticados o no diagnosticados.

Commotio cordis, una causa de paro cardíaco súbito, ocurre cuando un atleta recibe como un traumatismo romo, no penetrante en el pecho, causando un ritmo cardíaco irregular, que con frecuencia resulta en la muerte. Aproximadamente el 50 por ciento de los episodios de commotio cordis se da en los deportes de béisbol, softball, hockey sobre hielo, fútbol  en los cuales los atletas pueden recibir un golpe al pecho por una pelota o un palo.

La investigación demuestra que el paro cardíaco súbito puede ocurrir con atletas jóvenes. En un estudio prospectivo de dos años que incluía 2149 escuelas, un total de 129 escuelas secundarias reportaron un evento paro cardíaco súbito.

A pesar de que la tasa de supervivencia de un paro cardíaco súbito es baja, un plan de acción de emergencia que incluya una respuesta rápida para la RCP y el uso de un DEA en tres minutos, aumentaría la probabilidad de supervivencia del atleta.

Debido a que la mayoría de los incidentes de paro cardíaco súbito ocurren durante eventos deportivos, la ubicación de los DEA en las instalaciones debe ser cuidadosamente considerada, sugiriéndose que las unidades de DEA sean colocadas en un área segura que pueda ser desbloqueada y disponible durante la práctica deportiva y los partidos. Sin embargo, si los entrenadores no están entrenados en CPR o el uso de DEA, tener el DEA disponible puede ser inútil. Por lo tanto, el propósito de este estudio es doble: identificar la prevalencia de RCP y certificación DEA para entrenadores deportivos de clubes en cinco estados y evaluar la disponibilidad de DEA en prácticas y juegos.

Un total de 86 entrenadores de club respondieron a la encuesta

La encuesta recogía información sobre: las certificaciones que el entrenador posee, 2) la distancia que un DEA está de la práctica deportiva y 3) La distancia que un DEA está de los eventos deportivos.

Sesenta y dos (72.6%) entrenadores informaron tener certificación de RCP y 45 (52.3%) dijeron tener certificación de DEA.

Número de entrenadores certificados por RCP por estado
Figura 2

Número de entrenadores certificados por DEA por estado
figura 3

Número de entrenadores certificados en RCP por deporte
Figura 4

Número de entrenadores certificados por DEA por deporte
Figura 5

De dos a cuatro minutos fue la respuesta más común cuando se le preguntó cuán lejos está un DEA de la instalación de la práctica deportiva. Cuando se le preguntó qué tan lejos está un DEA de los eventos deportivos, la respuesta más común fue desconocida.

Tabla 1. Tiempo percibido (en minutos) al DEA durante la práctica y los eventos deportivos.
tabla 1

La certificación en RCP y AED para entrenadores no es común en las escuelas públicas, lo cual es preocupante ya que muchas escuelas no tienen entrenadores atléticos. Esta falta de uniformidad a menudo significa que la responsabilidad del tratamiento proporcionado a los atletas recae en los entrenadores no formados, y no en los profesionales capacitados (por ejemplo, los entrenadores atléticos) que han recibido una educación adecuada.

NATA sugiere fuertemente que los entrenadores tengan entrenamiento en CPR, AED y primeros auxilios para asegurar que puedan actuar hasta que lleguen los profesionales médicos.

Las preocupaciones financieras se citan como una de las principales razones por la falta de unidades de DEA dentro y fuera de las instalaciones escolares. Dos tercios de los sucesos de parada cardíaca súbita ocurren en eventos deportivos y por lo tanto la prioridad debe ser colocar DEA en las instalaciones y campus donde se den eventos deportivos.

Uno de los principales desafíos es convencer a los distintos órganos de gobierno de los clubes deportivos a reconocer que el coste asociado a la certificación de PCR y DEA puede reducir el coste total asociado con posibles litigios por no hacerlo. Las organizaciones deportivas de club no sólo deben preocuparse por mejorar las habilidades de los atletas, sino también asegurarse de que los atletas pueden tener éxito en su deporte con lesiones mínimas.

Los padres de estos atletas esperan que los entrenadores sean los mejores; también deben esperar que la protección de sus atletas para estar en un alto nivel, también sea la mejor.

Fuente: The Sport Journal

Evitar la muerte súbita en los jóvenes deportistas

football-412059_1920

Noticia del diario Marca titulada: “Jaque a la muerte súbita”.

En Madrid, en el Hospital Montepríncipe, se ha creado la Consulta de Prevención Cardiovascular del Joven Deportista, pionera en España. Allí, el doctor Alejandro Rodríguez, cardiólogo de la Unidad de Cardiopatías Congénitas de dicho hospital, practica pruebas a los jóvenes deportistas para detectar si corren riesgo de sufrir muerte súbita: “En una sola sesión podemos detectar entre un 90% y un 95% de las causas de muerte súbita en jóvenes deportistas, así como hasta un 99% en corazones que vemos normales con un examen de seguimiento cada dos años”.

En una hora, y gracias a cuatro pruebas sencillas e indoloras, los jóvenes deportistas pueden asegurarse de que practicarán su especialidad con tranquilidad. Unas pruebas obligatorias en Italia -donde se exige una exploración cardiovascular completa- desde hace ya años, y que en España no lo son por ese vacío legal que hay en torno al deportista y su condición de federado, municipal, colegial…

Se recomienda realizar estas pruebas a los deportistas entre los 8 y los 18 años.

Una exploración física completa y orientada, un electrocardiograma, un ecocardiograma y una ergometría de esfuerzo son las cuatro pruebas que conforman el antídoto para evitar la muerte súbita en los deportistas, según la Unidad de Cardiopatía Congénitas (UCC) del Montepríncipe.

La consulta se hace en una sola sesión. Es atendida por un equipo de cardiólogos pediátricos especializados, que revisan el historial clínico del niño y sus antecedentes familiares relevantes.

“Tres de cada 100 deportistas tienen una patología cardiovascular y no a todos se les impide hacer deporte, sino que se los controla para evitar y prevenir”, explica.

“La competitividad y el exceso de exigencia pueden provocar estrés en los niños y perjudicar su salud”. Además, aconseja vigilar la salud cardiovascular de los menores que practiquen mucho deporte: “Cuando la actividad física es vigorosa puede conllevar un riesgo especial para los niños que no presentan síntomas de enfermedades cardiacas, llegando incluso a provocar la muerte súbita. Esta posibilidad se multiplica por tres en los jóvenes deportistas que realizan competición”.

El principal problema por el cual los jóvenes son los que más peligro corren de sufrir una muerte súbita cardiovascular es el hecho de que sus corazones son motores que aún no han alcanzado su pleno desarrollo.

Hay que tener en cuenta que la muerte súbita está definida como un colapso que ocurre “durante la práctica del ejercicio y hasta una hora después de terminarlo. De hecho, muchos de los eventos fatales ocurren en la hora posterior a la práctica deportiva, que es cuando se produce el colapso cardiaco”, explica el doctor Rodríguez.

El modelo italiano

A los cardiólogos les gustaría que en España se siguiera el mismo protocolo que en Italia, el cual ya copió Alemania hace unos años: “Allí si quieres hacer deporte es obligatorio someterte a una exploración cardiovascular completa. Está legislado así”. En España, la competencia de exigir un reconocimiento cardiovascular es de las federaciones. Estos no siempre se realizan, y cuando se hacen, a veces no cumplen todas las premisas de la prevención. Para subsasanar estas deficiencias, la Sociedad Española de Cardiología Pediátrica, con el apoyo del CSD, desarrolló una guía de prevención cardiovascular del jóven deportista, donde se especifica qué pruebas hay que hacer, cómo realizarlas y cómo interpretarlas.

Leer la noticia completa en Marca

 

Sectores (5): Los desfibriladores en los gimnasios

fitness-594143_1920

Es inevitable asociar los desfibriladores en los lugares donde se realizan actividades deportivas. Los gimnasios son los lugares donde uno vería más obvio colocar un desfibrilador, pero no todos lo tienen. Es más, la cultura del cliente debería preocuparse en preguntar si el centro dispone de dicho elemento de seguridad.

La evaluación de riesgos se reduce a un elemento importante:

  • Actividad deportiva intensa en poco tiempo

Sin embargo, podemos perfilar más en este aspecto:

  • Actividad deportiva realizada por personas no profesionales.
  • Diversidad de actividades en una misma jornada: actividad aerobica (son ejercicios de media o baja intensidad y de larga duración, donde el organismo necesita quemar hidratos y grasas para obtener energía y para ello necesita oxígeno. Son ejemplos de ejercicios aeróbico: correr, nadar, ir en bici, caminar, etc) y anaerobia (son ejercicios de alta intensidad y de poca duración. Aqui no se necesita oxígeno porque la energía proviene de fuentes inmediatas que no necesitan ser oxidadas por el oxígeno, como son el ATP muscular, la PC o fosfocreatina y la glucosa. Son ejemplos de ejercios anaeróbicos: hacer pesas, carreras de velocidad y ejercicios que requieran gran esfuerzo en poco tiempo).

Nuestro sentido común nos dice que el desfibrilador debería ser un equipo más dentro de un gimnasio, junto los de musculación, y por tanto, que todo gimnasio debería disponer de uno, pero no es así y la normativa tampoco es muy estricta en este sector.

  • Andalucía, Decreto 22/2012, artículo 3: Las instalaciones, centros o complejos deportivos en los que el número de personas usuarias diarias, teniendo en cuenta todos sus espacios deportivos disponibles, sea igual o superior a 500. El decreto coge como criterio de personas usuarias diarias. Si el gimnasio supera las 500 personas usuarias diarias debe disponer de un desfibrilador.
  • Cataluña, Decreto 30/2015, anexo III: Actividades en recintos en que se dé con capacidad o aforo igual o superior a 2.000 personas. En el decreto de Cataluña no se menciona expreso la actividad deportiva o de gimnasios (¡increíble!). Por ello hay que remitirse al punto de recintos con aforo de más de 2.000 personas. Por tanto, si el gimnasio supera en 2.000 personas el aforo debe disponer de un desfibrilador.
  • Canarias, Decreto 157/2015, artículo 6: Instalaciones, centros, complejos deportivos públicos de poblaciones de más de 50.000 habitantes y con una afluencia media diaria superior a 1.000 usuarios. Aquí los gimnasios han de cumplir dos requisitos: que estén en una población de más de 50.000 habitantes y que a su vez tengan una afluencia media diaria superior a 1.000 usuarios.
  • País Vasco, Decreto 9/2015, artículo 3: Los establecimientos públicos, instalaciones, espectáculos y actividades recreativas con aforo autorizado superior a 700 personas.
  • Asturias: Decreto 54/2016, artículo 3: Las instalaciones deportivas en las que la afluencia diaria de usuarios sea igual o superior a 500 personas.
  • Madrid: Decreto 78/2017, artículo 3: Las instalaciones, centros o complejos deportivos en los que el número de usuarios diarios sea igual o superior a 500 personas.
  • Valencia: Decreto 159/2017, artículo 3: Instalaciones, centros o complejos deportivos en los que el número de personas usuarias diarias, teniendo en cuenta todos sus espacios deportivos disponibles, sea igual o superior a 500.
  • Extremadura: Decreto 16/2019, articulo 3: Las instalaciones, centros o complejos deportivos o recreativos en los que el aforo, teniendo en cuenta todos sus espacios deportivos disponibles, sea igual o superior a 700 personas. Quedan excluidas las instalaciones deportivas de accesibilidad restringida.
  • Aragón: Decreto 30/2019, anexo V: Las instalaciones, centros o complejos deportivos y piscinas en los que la afluencia diaria de personas usuarias, teniendo en cuenta todos sus espacios deportivos disponibles, sea igual o superior a 300 personas. Quedan excluidas las instalaciones deportivas de accesibilidad restringida.
  • Cantabria: Orden SAN/82/2018, articulo 3: Instalaciones deportivas en las que el número de personas usuarias diarias sea igual o superior a 350 personas.
  • Navarra: Decreto Foral 6/2019, articulo 3: Polideportivos, piscinas y cualquier instalación deportiva o recreativa con aforo autorizado o previsto superior a 500 personas.

Vemos que los gimnasios no son centros a los que se les dé mucha importancia a que estén cardioprotegidos a nivel normativo. Lo que más sorprende es el criterio de afluencia media diaria. Parada cardiorespiratoria y esfuerzo físico van muy asociados y el hecho de que ocurra no depende de que el gimnasio tenga una gran afluencia, si no más bien del tipo de actividades que se llevan a cabo y el perfil de sus usuarios.

Analizando la normativa de deporte, encontramos una referencia a nivel estatal.

La ley Orgánica 3/2013 de protección de la salud del deportista, establece en su introducción la obligación de que los establecimientos relacionados con la práctica deportiva más exigente dispongan de medios de lucha contra las enfermedades cardiorrespiratorias agudas. 

Realizada consulta a la Agencia Española de Protección de la Salud en el Deporte sobre que se entiende por práctica deportiva más exigente, dicho organismo no da respuesta, eximiendo en que la ley no define tal concepto. El área de Gestión Documental – IDI de la Agencia Española de Protección de la Salud en el Deporte responde a la petición de Cordis Integralis de que dicho concepto se desarrollará en posteriores disposiciones.

Por otra parte, el mismo organismo, da su interpretación sobre práctica deportiva exigente: entrenamientos de alta exigencia en resistencia.

¿Y qué es entrenamientos en resistencia?

  • La resistencia tiene diferentes funciones en la práctica deportiva. Podemos destacar las siguientes:
  • Mantener durante el máximo tiempo posible una intensidad óptima de la carga a lo largo de la duración establecida de la carga (ejemplo: deportes cíclicos de resistencia ).
  • Mantener al mínimo las pérdidas inevitables de intensidad cuando se trata de cargas prolongadas (ejemplo: en carreras de una hora y en el maratón).
  • Aumentar la capacidad de soportar las cargas.
  • Recuperación acelerada después de las cargas.
  • Estabilización de la técnica deportiva y de la capacidad de concentración en los deportes técnicamente más complicados (ejemplos: salto de trampolín, patinaje artístico, tiro al arco, etc ).

Ejercicios de resistencia: ejercicios aeróbicos, bicicleta de spinning, ejercicios crossfit,…

Por tanto, aquellos gimnasios donde tengan rutinas de resistencia están obligados a tener un desfibrilador en sus instalaciones, a nivel estatal, es decir, afectando a todas las comunidades.

¿Por qué los diferentes decretos no hacen más hincapié en los gimnasios, siendo espacios muy sensibles a paradas cardiorespiratorias? ¿Por qué los mismos usuarios no se preocupan de su salud y preguntan o insisten en que el gimnasio tenga un DEA? ¿Por qué la normativa estatal solo se centra en los ejercicios de resistencia?

En los gimnasios existen tres, cuatro o más extintores. No hay instalación de gas, no hay material inflamable abundante como telas, moquetas, cortinas, no hay acumulación de papeles, cartón. Es decir, el riesgo de un incendio no es muy elevado, aún así, se instalan por prevención. A nivel estadístico, en un gimnasio habría más probabilidad de padecer alguna dolencia del corazón que un incendio (sobre todo en fases de reposo, vestuario), sin embargo, no se ve como un elemento de prevención.

Desde Cordis Integralis defendemos una política de prevención en base a la actividad y los riesgos del centro para decidir colocar un desfibrilador (independientemente de lo que diga la normativa).

Un persona de 73 años salvado por un desfibrilador en una boda

bride-and-groom-834389_1920

A menudo asociamos el riesgo de una parada cardiorespiratoria solo en ciertos contextos y en ciertas actividades: en gimnasios, realizando deporte, en maratones.

Sin embargo, la realidad nos muestra que puede suceder en cualquier situación y con perfiles muy variados.

Una situación de riesgo es aquella en la que ciertas personas realizan una actividad que está fuera de su rutina y que, no siendo una carga física fuerte, puede desencadenar en una parada cardiorespiratoria.

Es el caso de las bodas. En ellas se dan situaciones que se salen de la cotidianidad: comida en exceso, bebidas alcohólicas, actividad hasta altas horas de la noche, emociones intensas, actividad física como es el baile. Todo esto puede parecer un riesgo bajo, sin embargo, en las bodas hay perfiles que ya no realizan todo esto y ese día especial se dejan llevar.

Es lo que sucedió en un hotel de Salamanca, en la que un hombre de 73 años cayó desplomado con una parada cardíaca mientras se divertía bailando sobre las 2 de la madrugada.

Afortunadamente, el hotel en el que se celebraba el banquete es un espacio cardio-protegido y contaba con un desfibrilador semiautomático en sus instalaciones.

Por lo visto, se le aplicó en dos ocasiones el desfibrilador antes de que llegaran las asistencias sanitarias.

Gracias a que el hotel disponía de un desfibrilador (aún no siendo obligatorio en la comunidad de Castilla y León) y que los trabajadores actuaron con rapidez, salvaron la vida de esta persona.

Esto demuestra que no es cuestión de que sea obligatoria o no, si no de ser conscientes si tu instalación tiene actividades de riesgo y por tanto, disponer de un desfibrilador.

Fuente: El norte de Castilla

Tener o no tener un desfibrilador, una diferencia vital

A2-75846746.jpg

La trágica muerte este viernes del jugador de fútbol Patrick Ekeng en el terreno de juego nos recuerda de la importancia de disponer de un desfibrilador.

Durante la disputa del Dinamo Bucarest-Viitorul Consta (1ª División Rumana), en el minuto 70, el jugador camerunés caía desplomado. Según los testigos, no se actuó correctamente. Nadie le aplicó la RCP (solo al llegar al hospital, tras 30 minutos de la parada). Y lo más determinante, no había desfibrilador. Ni siquiera en la ambulancia que entró después de 3 minutos de que el jugador cayera.

Si comparamos el caso de Fabrice Muamba, jugador del Bolton, que el 17 de marzo de 2012 caían inconsciente durante un partido, la diferencia de una buena actuación y la presencia de un desfibrilador portátil son elementos que permiten salvar este tipo de accidentes. En el caso de Fabrice, sí había un desfibrilador y tras 15 descargas, el corazón volvió a latir.

La muerte de Patrick Ekeng se pudo haber evitado con la presencia de un desfibrilador y una buena formación, cuantas más personas mejor. La eficacia no está solo en el equipo, sino en saber qué hacer.

La ausencia de los desfibriladores en los lugares donde se practica deporte, y sobre todo, de élite, con alto grado de exigencia, parece incomprensible. Volvemos a realizar la comparativa con los extintores. Seguramente, en todos los estadios existen decenas de extintores. ¿Para qué? Por si sucediera un incendio. Lógico (aunque es sabido por Bomberos que cuando un incendio alcanza ciertas dimensiones, el extintor no sirve de nada). Entonces, ¿por qué no colocar de forma automática un desfibrilador en estadios, pabellones, gimnasios, carreras, etc? La respuesta sería sencilla: por si sucediera un paro cardíaco.

Aún falta mucho camino de concienciación, pero poco a poco se van cardioprotegiendo más espacios.

“Cada 4 días, en España, muere por muerte súbita un joven menor de 25 años”

e18¿Qué es la muerte súbita? El fallecimiento repentino e inesperado de alguien sano, incluso deportista.

Cada 4 días, en España, muere por esto un joven menor de 25 años.

Yo tengo un desfibrilador en casa… Y los hay también en la escuela donde todos los profesores están bien informados para actuar rápidamente.

Cada minuto que transcurre tras el ataque al corazón, desciende un 10% la posibilidad de sobrevivir.

Una descarga eléctrica de un aparato llamado desfibrilador: estimuló el corazón, volvió a bombear sangre y así resucité.

¿Qué nos aconseja para reducir los casos de muerte súbita? Formación médica,…, y mucha información y desfibriladores en las escuelas, parques, estadios, mercados, gimnasios,…