Francia: Dos policías salvan la vida de un hombre con un desfibrilador

rcp-n07103k5l9lyqg4gq0o440ut684k7c0zpfpc0r7j28

Son cada vez más los casos que avalan la eficacia de los desfibriladores y, sobre todo, la necesidad de extender su instalación.

Este caso nos viene de Francia, en concreto de Mercier, ocurrió el pasado 12 de diciembre.

Por la noche, Pierre Poirier tuvo una caída en el baño de su casa. Rápidamente su esposa llamó a emergencias y acudieron dos agentes de policías en apenas 3 minutos. Uno de ellos  empezó la RCP, mientras el otro preparaba el desfibrildor. Según explica su esposa, todo sucedió en segundos.

El paciente fue transportado al Hospital Anna Laberge en Châteauguay, donde permaneció dos días.Se le ha implantado un desfibrilador en el esternón, como medida preventiva. El hombre, de 48 años de edad, regresó a su casa el 23 de noviembre.

Su esposa, que es enfermera jubilada, anima a la gente a inscribirse a los curso de primeros auxilios con la técnica de entrenamiento en RCP (CPR). “Los jóvenes que aprenden RCP pueden salvar vidas”, testifica.

Desfibriladores de departamento de policía Châteauguay en cifras

En el 2014 se instalaron 19 desfibriladores en coches patrullas y 70 oficiales de policía han recibido la formación!

Una muestra de una gran nivel de concienciación y de eficacia.

Normativa extranjera (2): Francia

LV_20151116_LV_FOTOS_D_54438878930-992x558@LaVanguardia-Web

Los datos son aplastantes. España dispone de 10.000 desfibriladores externos instalados fuera del ámbito sanitario, mientras que Francia multiplica por 10 esta cifra: 100.000.

¿Dónde radica la diferencia? Analicemos la normativa existente en Francia para ver si sus leyes favorecen esta alta presencia de desfibriladores.

La mención de los desfibriladores está en el Código de Sanidad Pública, en la sexta parte, Sixième partie : Etablissements et services de santé, en Libro III, título primero, capítulo primero, sección 2: Utilisation des défibrillateurs automatisés externes par des personnes non médecins (utilización de los desfibriladores automáticos externos por personas no médicas).

Aquí tenemos los artículos R6311-14, R6311-15 y R6311-16.

En los primeros define su uso y luego, lo más importante es que dice que “Todo el mundo, incluso no es médico, tiene derecho a utilizar un DEA”.

No dice nada más. No establece obligación de instalar en determinados lugares.

Existe un proyecto de ley que propone añadir un artículo al Código de Trabajo en el que establece la obligación en:

  • En los establecimientos con más de 50 empleados
  • Esta obligación también se aplica a los equipos comerciales cuya superficie es superior a 1000 metros cuadrados.

Por tanto, si no existe obligación, cómo si ocurre en 4 comunidades en España, la diferencia radica en la cultura y en la concienciación de estos equipos son elementos más de seguridad como lo son los extintores y los botiquines.