Desfibriladores sencillos, intuitivos y con una buena guía

 

Interesante artículo de Juan B. López Messa que profundiza sobre el hecho de que la eficacia de un DEA recae en que su modo de utilización debe ser intuitivo, con mensajes claros y fáciles de utilizar.

El éxito en la resucitación realizada por personal lego que utilice estos equipos, depende fundamentalmente de que los pasos a seguir sean sencillos, intuitivos y adecuadamente guiados.

El objetivo de extender la instalación de DEA en lugares públicos y entornos corporativos se ha convertido en una realidad. Podemos encontrar DEA en aeropuertos, aviones, centros deportivos, centros de transporte, escuelas, centros comerciales, etc. Incluso la legislación en estos momentos obliga a su instalación en algunos de estos lugares públicos.

En un estudio reciente, se analizaron 5 modelos de DEA, dos semiautomáticos y 3 totalmente automáticos. El estudio incluyó a 80 personas con edades comprendidas entre los 20 y 80 años sin experiencia previa en el uso de un DEA y sin entrenamiento en RCP en los dos últimos años. Los participantes fueron asignados en grupos de 16 personas para utilizar cinco dispositivos. Los participantes desarrollaron un escenario de resucitación hasta un máximo de 5 minutos, y se consideró que el desarrollo de la resucitación fue exitoso si se llegó a producir una descarga de desfibrilación seguida de dos ciclos de RCP en ese tiempo. Posteriormente todos los participantes realizaron una encuesta post-intervención enfocada a la facilidad de uso del DEA en el proceso de la descarga y las recomendaciones y guías de los equipos para realizar la RCP.

Los factores que provocaron un retraso en la realización de la descarga incluyeron:

  • fallo en el encendido del dispositivo
  • fallo en apertura del paquete contenedor de los parches
  • fallo en la retirada de los parches de su lámina de protección
  • fallo en la conexión de los parches al DEA
  • fallo en la retirada de la ropa de las víctimas antes de la colocación de los parches.

Un 13% de los usuarios de algunos de los modelos analizados colocaron de forma inadecuada los parches, mientras que en otros modelos no se observó ninguna colocación inadecuada de los mismos.

En términos de calidad de la RCP la media de compresiones por minuto fue mayor en unos modelos que en otros (máximo 51 compresiones torácicas por min., mínimo 34 compresiones torácicas por min.), aunque nunca dentro de las recomendaciones actuales. Alguno de los modelos mostró detalladas instrucciones verbales, incluyendo información sobre la colocación de las manos, profundidad de las compresiones torácicas y tiempos de retraso en la iniciación de las mismas, mientras otros dispositivos simplemente emitían la orden de iniciar masaje cardiaco o realizar masaje cardiaco y respiración artificial.

De los resultados de la encuesta posterior realizada a los participantes hubo acuerdo general en que las instrucciones para la realización de RCP eran insuficientes y que debería ofrecerse mayor guía de cómo y cuando realizar la RCP.

Por tanto, en un asunto como es la resucitación de una víctima de parada cardiaca, que debe realizarse en pocos minutos, el reanimador debe entender cómo utilizar el dispositivo y seguir todas las fases del proceso de desfibrilación y de RCP. Todo esto requiere una atención cuidadosa de diferentes aspectos del diseño del dispositivo. La realidad nos muestra que el diseño de algunos DEA es mejor que el de otros para su utilización por reanimadores legos.

Aspectos del diseño de los DEA tales como su puesta en marcha, la adecuada utilización de los parches y las guías sonoras para la realización de la RCP pueden ser más importantes que el propio proceso de la descarga para la realización con éxito de la resucitación por personas legas.

Los fabricantes que diseñen y produzcan DEA para uso por personal lego deben hacer hincapié en aspectos importantes de la facilidad de uso y tener en cuenta los factores humanos relativos al mismo.

Los reanimadores deben estar capacitados no solo para utilizar un DEA, sino también para reconocer las situaciones de emergencia, así como también para proporcionar RCP hasta que se disponga del DEA y esté listo para la administración de la descarga, así como inmediatamente después de la misma.

Para mejorar la calidad en la utilización de los DEA, se deben realizar inspecciones de los equipos, de rutina y posteriormente a cada episodio en que hayan sido utilizados, valorando las grabaciones y los informes de respuesta del DEA [18, 19], tratando de evaluar:

  • El desarrollo del plan de respuesta a la emergencia, incluyendo los intervalos de tiempo de las intervenciones clave (como el colapso-descarga y la recomendación a la iniciación de la RCP), así como la evolución de los pacientes.
  • El funcionamiento del DEA, incluyendo la precisión del análisis del ritmo ECG.
  • El Estado de la batería y su función.
  • El estado y funcionamiento de los electrodos.

Fuente: Medicina Intensiva

 

¿Está la población española sensibilizada y capacitada para actuar ante la parada cardiaca?

infarto_5873_w300

Se trata de un artículo de J.B. López Messa publicado en la revista Medicina Intensiva.

Los datos recientemente presentados del registro español de parada cardiaca atendida por los servicios de emergencia (SEM) indican que se producen prácticamente 9.000 casos al año. Junto a los casi 6.000 casos anuales de muertes súbitas sin asistencia médica, registrados en la base de datos de defunciones del Instituto Nacional de Estadística, aproximadamente 15.000 casos al año deparada cardiaca extrahospitalaria (PCEH) se producen en España.

Las recomendaciones internacionales sobre soporte vital y resucitación, publicadas en octubre de 2015, han destacado de forma relevante, y con el lema «la respuesta de la sociedad salva vidas», la importancia de que el mayor número de ciudadanos reconozcan a toda persona que no responde y no respira con normalidad como víctima de una PCEH, y que una vez reconocida, se activen inmediatamente los SEM y se realice una RCP de alta calidad en espera de un desfibrilador externo automatizado (DEA) y la llegada de la atención sanitaria especializada.

En el año 2010 el Consejo Espanñol de Resucitación Cardiopulmonar (CERCP) realizó una encuesta sobre el conocimiento de la población espanñola de la PCEH y las técnicas de RCP, con resultados no muy alentadores, y que llevaron a esta entidad a la publicación de un decálogo de medidas de entre los que destacar, fomentar la enseñanza desde la edad escolar de habilidades relacionadas con la respuesta ante la PCEH incluyendo las técnicas de RCP, impulsar la implantación de DEA en lugares públicos con legislaciones facilitadoras y elaborar campañas de difusión de las maniobras a realizar en caso de presenciar una PCEH.

López Messa aconseja incluir la formación en resucitación en el currículum formativo de los jóvenes dentro de la escuela a partir de los 12 años de edad y con una carga formativa que no habría de llevar más de 2 h lectivas al año,  formación obligatoria en el momento que los ciudadanos traten de adquirir el carné de conducir y reestructurar la actual legislación sobre instalación de DEA en lugares públicos, que no supone más que una barrera a su instalación y una importante pérdida de oportunidad para mejorar la supervivencia de la PCEH.

La conclusión a la que llega López Messa es que es insuficiente, y que es preciso emprender nuevas medidas, más pronto que tarde.

 

El corazón y las fiestas navideñas

original-corazon3

En determinadas fechas del año el organismo puede modificar sus condicionantes de adaptación a los estímulos externos y aumentar el nivel de estrés psicológico o social. Es lo que pasa en las Navidades. Los compromisos sociales, las prisas y las compras de última hora pueden convertir estas fiestas en una verdadera carrera de obstáculos para el corazón.

En el mes de diciembre, las muertes por fallo cardiaco se disparan un 8% respecto a noviembre, que es, a su vez, el segundo mes de mayor riesgo. Los peores días son el 25 de diciembre, Navidad, la jornada que más fallecimientos registra por esta causa en todo el año, seguido del 26 de diciembre y del 1 de enero.

El estrés, las discusiones familiares y los excesos con la comida y la bebida son los grandes responsables de los fallos cardiovasculares durante estas fechas, por ello la FEC recomienda vigilar especialmente nuestra dieta en estos días. Otra de las causas que desencadenan este aumento de defunciones por motivos cardiovasculares es la mala costumbre de posponer la visita al médico en Navidad o la falta de constancia en la toma de medicamentos ya que estos días solemos salirnos de la rutina diaria.

Posibles causas del aumento del riesgo cardiovascular en navidad:

  • El abuso de hábitos poco saludables como comer demasiados alimentos ricos en grasa, consumir alcohol, abusar del cigarrillo y la falta de ejercicio.
  • Posponer la atención médica ante síntomas sospechosos para después de las festividades. Mucha gente piensa que es mejor esperar o quizás, con el ánimo de no dañarle la fiesta a nadie, prefieren no decir nada.
  • Estrés causado por las emociones o las finanzas

Recomendaciones:

  • Mantener las rutinas nutricionales y de ejercicio físico.
  • No modificar en exceso los hábitos y el estilo de vida.
  • Dormir las horas necesarias.
  • Evitar las discusiones familiares.
  • Compartir las responsabilidades.

 

Fuente: 20minutos.es

 

El consumo diario de alcohol puede dilatar la aurícula izquierda y favorecer la fibrilación auricular

sindrome_corazon_vacaciones_ctgrupo4_alcoholismo_madrid.jpg

Fuente: elmedicointeractivo.com

A pesar de la percepción común de que moderar el consumo de alcohol es bueno para el corazón, una nueva investigación sugiere que el consumo de alcohol a largo plazo, incluso tan poco como una bebida al día, puede dilatar la aurícula izquierda del corazón y aumentar el riesgo de desarrollar fibrilación auricular, según una nueva investigación publicada en ‘Journal of the American Heart Association’, una revista de la Asociación Americana del Corazón y la Asociación Americana de Ictus.

“Nuestro estudio proporciona la primera evidencia humana de por qué el consumo diario de alcohol a largo plazo puede conducir al desarrollo de esta alteración muy frecuente del ritmo cardiaco”, afirma Gregory Marcus, autor principal del estudio y profesor asociado de Medicina Especializada en Electrofisiología Cardiaca en la Universidad de California en San Francisco, Estados Unidos. “Nos quedamos un poco sorprendidos de que una cantidad relativamente pequeña de alcohol se asoció con un mayor atrio izquierdo y posterior fibrilación auricular”, añade.

La fibrilación auricular es un trastorno común en el que el corazón late de forma irregular y deja de bombear adecuadamente la sangre, lo que eleva el riesgo de accidentes cerebrovasculares y coágulos de sangre. Investigaciones anteriores han demostrado asociaciones entre el consumo de alcohol y la miocardiopatía ventricular, en la que el corazón tiene problemas para bombear y entregar sangre al resto del cuerpo.

Los autores analizaron los datos de 5.220 participantes del ‘Framingham Heart Study’, un proyecto de investigación nacional en curso en Estados Unidos. Los participantes (54 por ciento mujeres y con una edad media de 56 años) se sometieron a electrocardiogramas (EKG) para medir la actividad eléctrica del corazón. De 17.659 exploraciones EKG tomadas durante más de seis años, los investigadores detectaron 1.088 incidencias de fibrilación auricular.

Un 5 por ciento más de riesgo de fibrilación por 10 gramos de alcohol

También encontraron que el consumo crónico de alcohol se vincula con un mayor riesgo de fibrilación auricular. Cada 10 gramos por día de alcohol (una bebida al día) consumidos se asociaron con un 5 por ciento más de riesgo de desarrollar fibrilación auricular de nueva aparición y cada 10 gramos adicionales de alcohol al día se vincularon con una aurícula izquierda (una de las cuatro cámaras del corazón) con un tamaño de 0,16 milímetros más grande.

Aproximadamente, el 24 por ciento y hasta un 75 por ciento de la relación entre el consumo regular de alcohol y el riesgo de fibrilación auricular podría deberse a la ampliación de la aurícula izquierda. Los investigadores dijeron que la relación entre el consumo de alcohol y la fibrilación auricular se mantuvo incluso después de considerar otros factores de riesgo para la salud del corazón, como la presión arterial alta, la diabetes o el tabaquismo.

Estos hallazgos observacionales no sugieren que el consumo de alcohol es causa directa de problemas cardiacos. Sin embargo, los investigadores subrayan que sus resultados cuestionan la creencia popular de que el consumo de alcohol beneficia el corazón.

“Nuestros datos sugieren que puede prevenirse la fibrilación auricular evitando el alcohol. No obstante, igual que es probable que el alcohol tenga efectos variables en los individuos, es casi seguro que hay varios subtipos mecanicistas de fibrilación auricular. No es una talla única para todos cuando se trata de los efectos del alcohol y la salud del corazón”, apunta Marcus.

Sectores (1): Los desfibriladores en los hoteles

liberty-lara-hotel1

Uno de los sectores más sensibles a tener un desfibrilador es la hostelería. Si realizamos lo que en prevención de riesgos laborales se conoce como una evaluación de riesgos observamos los siguientes puntos a tener en cuenta:

  • Gran afluencia de personas durante todo el año: no nos referimos solo en un momento dado, si no a la afluencia diaria durante todo el año.
  • Variedad de perfiles de usuarios: niños, adultos, tercera edad. Y dentro de cada grupo, cada persona con su particularidad física y de salud. Los hoteles desconocen si las personas que se hospedan padecen problemas del corazón, de colesterol, de tensión, etc.
  • Instalaciones de actividad física: muchos hoteles ofrecen espacios para gimnasio, con algunas máquinas para ejercitar músculos, bicicleta estática y/o cinta de correr. En la gran mayoría no hay un monitor, si no que se ofrece el espacio al uso del cliente. La piscina es otro lugar muy susceptible de tener algún problema de salud. Además, el riesgo se acentúa al usarse por familias con niños.
  • Salones con alta ocupación: los hoteles ofrecen grandes espacios para realizar todo tipo de actos: convenciones, reuniones, banquetes de boda, etc., que aglutinan un gran número de personas en un momento dado.
  • Distancias: ocurre a menudo que los hoteles son muy altos, con 9, 10 o más plantas, o grandes resorts con instalaciones horizontales de gran complejidad. Un infarto en la planta baja facilita la rápida actuación de una ambulancia, pero otro en la planta 14, complica la supervivencia al sumar tiempo en llegar a la zona.

Todo esto supone motivos más que suficientes para que los hoteles se planteen colocar desfibriladores en sus instalaciones para salvar la vida de sus clientes. ¿No se colocan extintores  en todo el hotel para apagar un conato de incendio y…salvar vidas? Si el objetivo es el mismo, ¿por qué no plantearlo con la misma naturalidad que se instalan extintores?

Sin embargo, hay comunidades autónomas que en sus decretos obligan a los hoteles a disponer de un desfibrilador, cada una con criterios diferentes. De las 4 comunidades autónomas que su legislación obliga a instalar un desfibrilador (Andalucía, Canarias, Cataluña y País Vasco), los hoteles aparecen de la siguiente forma:

  • Andalucía: Decreto 22/2012, artículo 3: Establecimientos públicos con un aforo igual o superior a 5.000 personas. En este supuesto, se refiere a los hoteles que tengan un auditorio o sala de convenciones de 5.000 personas.
  • Aragón: Decreto 30/2019: Establece la obligación para determinados centros, mencionando directamente a los hoteles. En el Anexo V, punto 6 dice: Centros hoteleros y otros establecimientos dedicados al alojamiento de personas con más de 100 plazas.
  • Canarias: Decreto 157/2015, artículo 6: obliga a  Los hoteles con más de 1.000 plazas. Es importante destacar se refiere a “plazas” hoteleras y no ocupación, por tanto, no deben contabilizarse el personal del hotel ni sumar espacios de salones, restaurante, etc. Solo las plazas. Ahora bien, en el mismo artículo dice  Teatros municipales, auditorios y salas de congresos con un aforo superior a 1.000 personas, es decir, si el hotel tiene una sala de congresos de más de 1.000 personas, es en esta sala que tendrá que tener un desfibrilador, independientemente de las plazas hoteleras. El mismo decreto recomienda instalar en Los hoteles con entre 700 y 1.000 plazas.
  • Cataluña: Decreto 30/2015, anexo III: Cualquier otro establecimiento de uso residencial público siempre que disponga de una altura de evacuación igual o superior a 28 m, o de una ocupación igual o superior a 2.000 personas. Un hotel es un edificio residencial público (según Código Técnico de Edificación). Aquí, la obligación recae en la altura, 28 metros de altura de evacuación, esto supone contabilizar la última planta con ocupación (azotea con piscina, bar) pero si solo hubiera maquinaria, no se tiene en cuenta, o la ocupación superando las 2.000 personas, es decir, la suma de plazas hoteleras, trabajadores, capacidad salones, restaurante, zonas comunes.
  • País Vasco: Decreto 9/2015, artículo 3: Los establecimientos públicos, instalaciones, espectáculos y actividades recreativas con aforo autorizado superior a 700 personas. Consultado el departamento de sanidad del País Vasco, éste confirmó que el aforo se refiere a la totalidad del edificio, por tanto, el aforo entendido como ocupación máxima otorgada o declarada para cada establecimiento en la licencia municipal o documento equivalente emitido o aceptado por la autoridad municipal correspondiente para su actividad. Aquí de nuevo vemos que es la suma de la capacidad máxima de ocupación del edificio. Si el hotel supera las 700 personas, está obligado.
  • Asturias: Decreto 54/2016Establece la obligación para determinados centros, pero no menciona directamente a los hoteles, aunque quedan incluidos en un apartado. Artículo 3: Los establecimientos, locales e instalaciones en que se desarrollen espectáculos públicos y actividades recreativas, con aforo autorizado superior a 750 personas.  La Ley 8/2012 de Espectáculos Públicos y Actividades Recreativas del Principado de Asturias incluye los restaurantes y salones de reuniones y congresos. Por tanto, el hotel que disponga de un restaurante o una sala de reuniones que supere el aforo de 750 personas debe tener un desfibrilador en dichos locales.
  • Madrid: Decreto 78/2017, artículo 3: Los establecimientos hoteleros con más de 100 plazas.
  • Valencia: Decreto 159/2017, artículo 3: Establecimientos públicos con un aforo igual o superior a 1.000 personas. Se incluyen como establecimientos públicos auditorios, salas de conferencias, salas de banquetes, restaurantes. Por tanto, el Hotel que tenga uno de estos espacios con un aforo superior a 1.000 personas (el espacio, no el hotel) deberá tener un desfibrilador.
  • Navarra: Decreto 6/2019: Establece la obligación para determinados centros, incluyendo los hoteles en el apartado genérico de cualquier otro espacio o instalación. Articulo 3, punto i: Cualquier otro espacio o instalación cuyo aforo sea superior a 700 personas. Por tanto, el hotel con aforo superior a 700 personas deberá tenerlo.

Las demás comunidades no legislan la obligación de instalar un desfibrilador.

Vemos que los criterios van de la ocupación, el aforo, las plazas hoteleras y la altura. Falta consenso y concienciación, siendo España el turismo de gran importancia y con alto índice de afluencia turística y con gran número de hoteles.

Un desfibrilador en un hotel es proteger a los clientes, es dar imagen de concienciación, es un valor añadido a otros servicios de seguridad y calidad turística.

“Cada 4 días, en España, muere por muerte súbita un joven menor de 25 años”

e18¿Qué es la muerte súbita? El fallecimiento repentino e inesperado de alguien sano, incluso deportista.

Cada 4 días, en España, muere por esto un joven menor de 25 años.

Yo tengo un desfibrilador en casa… Y los hay también en la escuela donde todos los profesores están bien informados para actuar rápidamente.

Cada minuto que transcurre tras el ataque al corazón, desciende un 10% la posibilidad de sobrevivir.

Una descarga eléctrica de un aparato llamado desfibrilador: estimuló el corazón, volvió a bombear sangre y así resucité.

¿Qué nos aconseja para reducir los casos de muerte súbita? Formación médica,…, y mucha información y desfibriladores en las escuelas, parques, estadios, mercados, gimnasios,…