Noticias

Fallece Bernard Lown, el creador del desfibrilador

Bernard Lown. / @In_Memoriam

El martes 16 moría a los 99 años el creador del desfibrilador. Faltando pocos meses para cumplir 100 años, ha sido el turno de quien le salvó la vida a tantas personas, Bernard Lown, el creador del primer desfibrilador, el cual se usa en la resucitación cardíaca.

Bernard había sufrido una insuficiencia cardíaca congestiva, además de haber contraído neumonía.

El médico se graduó de la Universidad de Maine con la mención Summa Cum Laude y recibió su máster en la Universidad de Johns Hopkins. Era profesor emérito de la Universidad de Harvard.

De hecho, la Universidad de Harvard, en honor a Lown, tiene un programa con su nombre. Integró durante su trayectoria científica innumerables sociedades médicas en diferentes países.

Bernard Lown también escribió más de cuatrocientos libros y artículos académicos, por lo que su producción podría catalogarse de prolífica. Como médico, también recibió más de veinte títulos honorarios de diferentes universidades.

Lista de Spotify para realizar la RCP

1435829625_054655_1435829694_noticia_normal.jpg

El New York Presbyterian Hospital, un centro médico de la ciudad americana, ha decidido crear una playlist en Spotify con canciones que tienen un ritmo de 100 pulsaciones por minuto, para ayudar a practicar la reanimación a personas que tengan una parada cardíaca.

La idea era escoger hasta 47 canciones que fueran adecuadas para memorizar en el caso de que, en cualquier momento, se tuviera que realizar una reanimación. La lista contiene canciones como “Just Dance” de Lady Gaga, “Dancing Queen” de ABBA, “I will survive” de Gloria Gaynor o “Hips do not lie” de Shakira.

Song to do CRP

Lesiones por rayo

tormenta-electrica-1-655x368.jpg

Hoy publicamos este artículo técnico de Daniel P. Runde, MD, MME, University of Iowa Hospitals and Clinics, que habla sobre las lesiones provocadas por el impacto de un rayo, ya que el paro cardiopulmonar es muy frecuente en dichos casos y el uso de un desfibrilador, tal como mencionan, es muy eficaz.

Las lesiones por rayos provocan paro cardíaco, pérdida de conciencia y déficits neurológicos temporales o permanentes; las quemaduras graves y las lesiones de tejidos internos son poco frecuentes. El diagnóstico es clínico; para la evaluación se precisa un ECG y monitorización cardíaca. El tratamiento es sintomático.

La caída de rayos siguen causando unos 30 muertos y varios cientos de heridos cada año en los EE.UU. Los rayos tienden a caer en objetos altos o asilados, incluidos árboles, torres, refugios, asta banderas, tribunas o graderías, y cercos. En campo abierto, una persona puede ser el objeto más alto. Los objetos de metal y el agua no atraen los rayos pero transmiten rápidamente la electricidad cuando son alcanzados. los rayos pueden caer directamente sobre una persona, o la corriente transferirse a la persona a través de la tierra o de un objeto cercano. Los rayos también pueden viajar por las líneas eléctricas o las fuentes eléctricas hacia los equipos eléctricos en el interior de las casas o por las líneas telefónicas. La fuerza del impacto de un rayo puede arrojar a la víctima a varios metros de distancia.

Como la física de las lesiones por rayos es diferente de las generadas por energía eléctrica, el conocimiento de los efectos de la exposición a la corriente domética o de alto voltaje no puede extrapolarse a las lesiones por rayos. Por ejemplo, el daño de las lesiones por rayo no es determinado por el voltaje ni por el amperaje. Aunque la corriente de un rayo tiene una gran cantidad de energía, fluye por un período extremadamente breve (de 1/10.000 a 1/1.000 seg). Por lo tanto, rara vez, si es que alguna, provoca heridas cutáneas graves, a diferencia de las lesiones eléctricas de alto voltaje y de alta corriente que proceden de fuentes artificiales. 

El rayo puede afectar al corazón, pero principalmente afecta el sistema nervioso central (dañando el cerebro), el sistema nervioso autónomo y los nervios periféricos.

Signos y síntomas

La carga eléctrica puede causar asistolia u otras arritmias o provocar síntomas de disfunción cerebral como pérdida de la conciencia, confusión aguda o amnesia. Otras manifestaciones de la lesión por rayos incluyen

  • Quemaduras menores de la piel en un patrón puntiforme o en plumas ramificado
  • Perforación de la membrana timpánica
  • Cataratas (en días)

Los problemas neurológicos pueden incluir confusión, defectos cognitivos y neuropatía periférica. Pueden aparecer problemas neuropsicológicos (p. ej., trastornos del sueño o ansiedad).   El paro cardiopulmonar en el momento de la descarga es la causa de muerte más frecuente. Los defectos cognitivos, los síndromes dolorosos y el daño del sistema nervioso simpático son las secuelas a largo plazo más usuales.  

Tratamiento

Tratamiento de sostén   En caso de paro cardíaco o respiratorio se inicia la RCP. Si se encuentra disponible un desfibrilador automático externo, debe usarse para el paro cardíaco. A diferencia de los pacientes con paro cardíaco debido a otros tipos de trauma, los que experimentan un paro cardíaco después de un rayo suelen tener un pronóstico excelente si son reanimados. Por lo tanto, a diferencia de un evento típico de víctimas en masa, en los que se dan baja prioridad triage a los pacientes con paro cardiaco, a este tipo de pacientes se les da alta prioridad cuando múltiples víctimas son impactadas por rayos. Se proporciona un tratamiento sintomático. Los líquidos se restringen para disminuir la posibilidad de un edema cerebral. La mayoría de los pacientes lesionados por un rayo pueden ser dados de alta, a menos que se sospechen efectos cardíacos o lesiones cerebrales.

Prevención

La mayoría de las lesiones por rayos pueden prevenirse si se siguen las normas de seguridad pertinentes. Las personas deben conocer el pronostico del tiempo y tener planes de escape que involucren evacuación una zona segura (idealmente un edificio habitable, grande) Deben prestar atención al clima mientras están fuera de casa para poder implementar un plan de escape si aparece una tormenta inesperada. En el momento en que se escucha un trueno la persona ya está en peligro debe buscar refugio (p. ej., edificios o vehículos cerrados). Las estructuras pequeñas abiertas, como miradores, no son seguras. No se debe salir de la casa sino hasta 30 minutos después del último rayo o escuchar el último trueno.   Cuando se está en el interior de la casa durante una tormenta eléctrica, se debe evitar acercarse a las cañerías y los tomacorrientes, alejarse de las ventanas y las puertas y no utilizar un teléfono de línea, consolas de video juegos o el ordenador. Los teléfonos celulares, y otros dispositivos digitales de mano y computadoras portátiles son seguros cuando se utilizan a batería porque no atraen los rayos.   Noticia   El uso del desfibrilador y su eficacia en dichos casos lo tenemos en la noticia de 18 de julio de 2019 en la que una mujer de 43 años que resultó herida tras la caída de un rayo en Sant Antoni de Vilamajor (Barcelona) fue reanimada en un primer momento con un desfibrilador por agentes de la policía local de esta población.

La mujer fue ingresa en el hospital en estado estable.

La mujer fue atendida en un primer momento por efectivos de la Policía Local de Sant Antoni de Vilamajor, que la pudieron reanimar con un desfibrilador que llevaban en el vehículo policial y, posteriormente, fue trasladada por efectivos del Sistema de Emergencias Médicas (SEM) al hospital.

Cordis Integralis y Caduceus firman un acuerdo de colaboración

CORDIS INTEGRALIS y CADUCEUS firman un acuerdo de colaboración en materia de cardioprotección en Portugal.

 Cordis Integralis sigue creciendo en Portugal reafirmando su compromiso con sus clientes a ambos lados de la frontera. Una apuesta de presente y futuro en el país vecino.

Con el objetivo de mantener los estándares de calidad, rigurosidad legislativa y operativa que caracterizan a Cordis Integralis, era imprescindible el desarrollo de sinergias con un especialista que compartiera los mismos principios entorno a una sociedad cardioprotegida de forma eficaz.

En esta línea, entra en juego Caduceus, empresa portuguesa especializada en el ámbito de la seguridad y emergencias médicas con más de 25 años de experiencia en el sector y de reconocido prestigio en el país.

Este acuerdo de colaboración representa un importante paso en la implementación internacional del Servicio Integral de Cardioprotección.

¡LATIMOS JUNTOS!


CORDIS INTEGRALIS E CADUCEUS ASSINAM UM ACORDO DE COLABORAÇÃO

CORDIS INTEGRALIS e CADUCEUS assinam um acordo de colaboração na área da cardioproteção em Portugal.

A Cordis Integralis continua a crescer em Portugal, reafirmando o seu compromisso com os clientes dos dois lados da fronteira. Uma aposta de presente e futuro no país vizinho.

Para manter os padrões de qualidade, rigor legislativo e operacional que caracterizam a Cordis Integralis, foi fundamental desenvolver uma parceria com um especialista que partilhasse dos mesmos princípios em torno de uma sociedade efetivamente cardioprotegida.

Por esta razão entra em cena a Caduceus, empresa portuguesa especializada na área da segurança e emergências médicas com mais de 25 anos de experiência no setor e de reconhecido prestígio no país.

Este acordo de colaboração representa um passo importante na implementação internacional do Serviço Integral de cardioproteção.

Cordis Integralis se adhiere al Grupo Internacional de Actividades de Prevención y Socorrismo (GIAPS)

Cordis Integralis se adhiere al Grupo Internacional de Actividades de Prevención y Socorrismo (GIAPS) , siendo así la primera empresa de cardioprotección que participa de dicho proyecto.

Esta adhesión sigue nuestra filosofía de apoyar y difundir campañas y grupos de trabajo que impulsen la prevención y el socorrismo. Cada año Cordis Integralis se adhiere a la campaña Ojo peque al agua, para luchar contra el ahogamiento infantil, y este proyecto era una posibilidad más para participar en la prevención de ahogamientos en medios acuáticos. Debido a nuestra larga experiencia en cardioproteger piscinas y playas, apoyamos dichas iniciativas.

El Dr. José Palacios Aguilar (a quien entrevistamos sobre el distinto de Bandera Azul), creador y Coordinador del Grupo Internacional de Actividades de Prevención y Socorrismo, nos detalla en un interesante artículo qué es GIAPS.

  1. Introducción

El ahogamiento es un problema de salud pública de primera magnitud mundial (World Health Organization, 2014). Es la tercera causa de muerte por traumatismo no intencional en el mundo y representa un 7% de todas las muertes relacionadas con traumatismos. En el mundo mueren cada año 360.000 personas por esta causa.

Pero las estimaciones mundiales subestiman notablemente la magnitud real del problema, ya que los métodos utilizados para clasificar los datos oficiales hacen que queden excluidas las muertes por ahogamiento intencionado (suicidio u homicidio), así como los ahogamientos resultantes de inundaciones catastróficas y de incidentes en el transporte acuático. Es posible que las cifras reales sean 5 veces superiores a las oficiales.

Esta causa de muerte es desigual y discriminatoria, ya que el 91% de las muertes por ahogamiento ocurren en países de ingresos bajos o medios. Y el riesgo de ahogamiento es mayor en niños, varones y personas con fácil acceso al agua.

La mayoría de los investigadores y expertos en ahogamiento, y la propia Organización Mundial de la Salud, insisten en que las causas que provocan estas muertes son altamente prevenibles. Sin embargo, las cifras no disminuyen, lo que permite suponer que todavía no se están tomando las medidas necesarias para conseguirlo y que siguen siendo insuficientes los recursos humanos y materiales que se destinan a la prevención del ahogamiento.

Desde hace 150 años los seres humanos se han puesto de acuerdo a nivel mundial en la vigilancia meteorológica, compartiendo datos e información en tiempo real, sin restricciones y con el objetivo de conocer, pronosticar y prevenir las catástrofes que pueden provocar los cambios climáticos. En la actualidad, 193 países están adscritos a la Organización Meteorológica Mundial, un organismo de la ONU con sede en Ginebra. Han sido 1,5 millones las vidas humanas perdidas en los 20 últimos años por desastres naturales provocados por inundaciones, tormentas, olas de frío y de calor, incendios forestales y sequías.

Sin embargo, a día de hoy todavía no existe nada similar en la lucha contra el ahogamiento, cuando es posible que en los últimos 20 años se haya superado ampliamente la cifra de 7 millones de personas muertas por esta causa.

Es conveniente y oportuno aunar esfuerzos, es imprescindible fomentar la prevención y se deben respaldar y promocionar acciones de comunicación, concienciación y divulgación científica, así como cualquier otra acción de difusión, demostrativa o ejemplarizante.

“Creo que la vida de un hombre es superior a todas las riquezas que pueda proporcionar la fortuna”.

“Es propio del sabio prevenir el mal, más que emplear remedios para curarlo.”

(Tomás Moro: Utopía. 1516)

  • La necesidad de una red internacional

La Organización Mundial de la Salud, en sus últimas publicaciones sobre causas de muerte accidental y formas de prevenirlas (2008, 2014 y 2017), realiza unas recomendaciones de gran interés:

  • Se debe establecer por cada país una agenda sobre el ahogamiento.
  • Se deben crear asociaciones entre gobiernos, comunidades, industria, sector privado y agencias públicas de salud sobre el ahogamiento.
  • Se deben recoger datos epidemiológicos fiables.
  • Se deben usar definiciones estandarizadas y planillas codificadas.
  • Son necesarias más investigaciones con el fin de valorar los factores de prevención y sobre cómo mejorar las intervenciones.

“Todos nosotros -políticos, padres, organizaciones sin ánimo de lucro, empresas y ciudadanos- podemos ayudar a prevenir el ahogamiento” (World Health Organization, 2017).

La red internacional que se crea con el “Grupo Internacional de Actividades de Prevención y Socorrismo – GIAPS” tiene como punto de partida el cumplimiento de estas recomendaciones y busca desarrollar una estrategia conjunta que permita unificar criterios en terminología, procedimientos, técnicas y formación, así como estudiar con rigor científico las acciones preventivas y el conjunto de recursos que se destinan a la prevención y a la intervención ante emergencias en el medio acuático.

Logo de GIAPS

Se relacionan a continuación los objetivos considerados prioritarios, aunque no se descarta que en el desarrollo del proyecto surjan otros posibles objetivos.

  • Crear una Red Internacional estable de apoyo a la investigación en los dos temas más relevantes en la lucha contra el ahogamiento: la prevención y el rescate acuático.
  • Avanzar en la unificación de criterios en terminología relacionada con la prevención del ahogamiento y el rescate acuático.
  • Iniciar la unificación de criterios en procedimientos y técnicas relacionadas con el rescate acuático, elaborando protocolos de intervención en aquellos casos que existan suficientes evidencias científicas.
  • Mejorar el grado de conciencia sobre la importancia de la prevención del ahogamiento y otras situaciones de riesgo vital en espacios acuáticos.
  • Mejorar el nivel de formación de los profesionales dedicados a la prevención del ahogamiento y al rescate acuático, tanto de los profesores e instructores de salvamento acuático, como de los propios guardavidas.
  • Difundir estudios científicos que mejoren la prevención de ahogamientos y los rescates acuáticos.
  • Estimular en los países participantes la creación de  un sistema nacional de seguridad.

Es fácil comprobar que las estrategias para luchar contra el ahogamiento son diferentes en cada país, e, incluso, distintas en función de las comunidades o regiones de cada país. Esta realidad es un problema que se pretende paliar con la creación de una Red Internacional en la que un grupo estable de investigadores, profesores, profesionales, y entidades públicas y privadas, apoyen las iniciativas para luchar contra el ahogamiento, sobre todo mejorando la prevención y el rescate acuático.

La suma de esfuerzos de personas y entidades puede mejorar el grado de conciencia social, incrementando sustancialmente la presencia del ahogamiento y de los profesionales que luchan para evitarlo en los medios de comunicación, tal y como sucede en accidentes de tráfico o en incendios. Lograr una verdadera cultura preventiva es tarea de todos.

Esta cultura preventiva debe llegar también al guardavidas (el profesional encargado de la seguridad de las personas en el medio acuático), puesto que las acciones preventivas representan la esencia de su trabajo y son la principal misión en cualquier Servicio de Socorrismo. Así lo defienden investigadores y profesionales como Szpilman, Barros, Mocellin y Webber (2018), Palacios (2018), Palacios y Costas (2019), que han demostrado que las tareas de los guardavidas tienen más relación con la prevención (más del 99,9% de su trabajo) que con cualquier otra faceta de sus intervenciones.

Uno de los retos más importantes del GIAPS es conseguir un consenso suficiente que permita unificar criterios, al menos en todo aquello que tenga respaldo científico y esté avalado por evidencias. En esta unificación de criterios la terminología es prioritaria, debe ser precisa y única, hay que lograr lo mismo que han conseguido las ciencias, en especial la medicina: que una palabra signifique una cosa y solo esa cosa. La ambigüedad y los sinónimos son propios de la literatura y se utilizan para crear historias. Sin embargo, el rigor y la formalidad deben primar en la ciencia para evitar la confusión y el error, sobre todo cuando se trata de la salud o de la vida.

Sobre este tema ya se ha publicado en la revista Resuscitation el primer diccionario sobre ahogamiento y lesiones acuáticas, coordinado por David Szpilman, José Palacios y Catarina Queiroga, y la colaboración de 19 expertos coautores de de 10 países de 4 continentes (Argentina, Australia, Brasil, Canadá, España, Grecia, Nueva Zelanda, Países Bajos, Portugal y Suecia). Un gran trabajo que era muy necesario y que puede descargarse con facilidad en el enlace facilitado por la propia revista Resuscitation:

https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S2666520420300734

Es tiempo de dar continuidad internacional a acciones que ya se están llevando a cabo en diferentes países con excelentes resultados y de iniciar otras acciones que todavía no se han puesto en marcha:

  • Campañas de prevención en zonas de baño público, en las que además de divulgar consejos para evitar ahogamientos se enseñe la RCP básica.
  • Congresos de Seguridad, Emergencias y Socorrismo de calidad, en los que la prevención sea el punto de partida.
  • Reuniones de investigadores, profesores y profesionales.
  • Planes de comunicación realista y eficaces, en los que se involucren medios de comunicación relevantes.
  • Estudios bien diseñados y recopilación de datos con rigor académico y científico que profundicen en el problema del ahogamiento de forma global, que permitan análisis adecuados y cuyos resultados permitan mejorar la lucha contra esta causa de muerte.

Para lograr un desarrollo eficaz del proyecto se van a organizar unos grupos de trabajo para compartir comunicación, documentos y actividades, que, inicialmente, son los siguientes:

  • Formación de calidad en socorrismo, prevención del ahogamiento y rescate acuático (unificación de criterios y elaboración de textos).
  • Investigación en prevención del ahogamiento, socorrismo y rescate acuático (elaboración y divulgación de investigaciones y artículos científicos).
  • Tecnología aplicada al socorrismo (nuevos materiales para la prevención y el rescate: drones, embarcaciones, aplicaciones, materiales).
  • Policía y socorrismo (seguridad en playas y respaldo a los guardavidas).
  • Gestión y empresa al servicio del socorrismo (apoyo multisectorial).
  • Diversidad de capacidades y limitaciones en Socorrismo (guardavidas en la atención a personas en situación de discapacidad y posibilidades laborales).
  • Buenas prácticas dignas de divulgar en relación a la prevención y los guardavidas (Bandera Azul, Canarias 1500 kilómetros de Costa, Playas sin humo).
  • Adhesiones al GIAPS

El GIAPS ha nacido en 2020 y se ha dado a conocer a principios del mes de agosto. Hasta finales de 2020 ya se han adherido 62 entidades públicas y privadas, y 144 Investigadores, profesores, coordinadores, guardavidas y profesionales afines, que, libre y desinteresadamente, forman parte del GIAPS con el compromiso de compartir esfuerzos para conseguir los objetivos de prevenir ahogamientos, evitar accidentes y mejorar las intervenciones de rescate acuático y primeros auxilios, de forma cooperativa y, cada uno, en la medida de sus posibilidades.

Países de las entidades y personas adheridas – 13

Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, España, Jamaica, México, Países Bajos, Portugal, República Dominicana y Uruguay

Comunidades Autónomas de España de las entidades y personas adheridas – 14:

Andalucía, Asturias, Baleares, Canarias, Cantabria, Castilla-La Mancha, Castilla-León, Cataluña, Comunidad Valenciana, Extremadura, Galicia, Madrid, Murcia y País Vasco

Universidades representadas por profesores y/o investigadores – 19:

Universidade da Coruña (España), Universidad Abierta Interamericana (Argentina), Universidad Atlántida Argentina (Argentina), Universidad de Barcelona (España), Universidad de Bruselas (Bélgica), Universidad de Buenos Aires (Argentina), Universidad de Coimbra (Portugal), Universidad Europea del Atlántico (España), Universidad de Guadalajara (México), Universidad Juan Agustín Maza (Argentina), Universidad de Murcia (España), Universidad de Oviedo (España), Universidad Pontificia de Salamanca (España), Universidad Ramón Llull (España), Universidad de Santiago de Compostela (España), Universidad de Sevilla (España), Universidad Técnica de Machala (Ecuador), Universidad Tecnológica de Pereira (Colombia), Universidad de Vigo (España).

Dedicación profesional de las personas adheridasNúmero
Profesores63
Directores y Jefes de Servicio41
Guardavidas en activo34
Investigadores31
Coordinadores de Servicios de Socorrismo23
Gerentes y Administradores de empresas12
Médicos9
Entrenadores y Preparadores físicos9
Comandantes – Jefes de Protección Civil4
Ingenieros técnicos4
Enfermeros4
Bomberos y Agentes de Protección Civil4
Fisioterapeutas2
Policías2
Periodistas1
Rescatadores de Salvamento Marítimo1
Titulaciones de las personas adheridasNúmero
Grados y Licenciados en CC de la Actividad Física, Educación Física, Deporte y Cultura Física59
Técnicos Superiores36
Doctores26
Licenciados en Medicina9
Ingenieros7
Grados en Ciencias del Mar / Licenciados en CC Ambientales6
Grados en Enfermería6
Licenciados en Psicología / Sociología5
Licenciados en Periodismo y Comunicación / Licenciados en Publicidad y RRPP4
Grados y Licenciados en Derecho4
Licenciados en Filosofía / Licenciados en Gestión Educativa2
Grados en Fisioterapia2
Grados en Recursos Humanos y CC del Trabajo / Licenciados en Seguridad Laboral, Protección Civil y Emergencias2
Licenciados en CC Económicas y Empresariales2
Licenciados en Educación – CC Naturales1
Grados en Seguridad y Ciencias Policiales1
Grados en Turismo1

Referencias bibliográficas:

Bierens, J. (2014). Drowning. Prevention, Rescue, Treatment. Berlín. Springer.

González, F.; Palacios, J.; Barcala, R. y Oleagordia, A. (2008). Primeros Auxilios y socorrismo acuático: prevención e intervención. Madrid. Paraninfo.

Moran, K.; Quan, L.; Franklin,R. y Bennett, E. (2011). Where the evidence and expert opinion meet: a review of open-water recreational safety messages. International Journal of Aquatic Rescue and Education, 5, 251-70.

Moro, T. (2007). Utopía. Buenos Aires. Gradifco.

Palacios, J. (2018). Investigación en prevención y rescate: novedades que apuestan por la calidad. II Congreso de Seguridad y Prevención en el Litoral de Canarias. Santa Cruz de Tenerife (Tenerife), 6 y 7 de noviembre de 2018.

Palacios, J. y Barcala, R. (2012). Prevención de accidentes acuáticos y ahogamientos. EmásF (HTTP://emasf.webcindario.com), año 4, nº 19, noviembre-diciembre, 50-64.

Palacios, J. y Costas, J. (2019). Estudio sobre las intervenciones reales de los guardavidas en espacios acuáticos naturales. En Palacios, J. et al. Gran Canaria – III Congreso Internacional – V Congreso Nacional de seguridad, emergencias y socorrismo. La calidad desde la prevención y la primera intervención. Santiago de Compostela. Lau Creaciones Publicaciones Didácticas.

Szpilman, D.; Barros, R.; Mocellin, O.; Webber, J. (2018). Is drowning a mere matter of resuscitation? RESUSCITATION, 129 (2018), 103-106.

Szpilman, D.; Bierens, J.; Handley, A.J. y Orlowski, J.P. (2012). Drowning. New England Journal of Medicine, 366: 2102-10.

Szpilman, D.; Tipton, M.; Sempsrott, J.; Webber, J.; Bierens, J.; Dawes, P.; Seabra, R. Barcala, R.; Queiroga, AC. (2016). Drowning timeline: a new systematic model of the drowning process. Am J Emerg Med. 2016 Nov; 34 (11): 2224-2226.

Szpilman, D.; Webber, J.; Quan, L.; Bierens, J.; Morizot, L.; Langendorfer, SJ.; Beerman, S.; Løfgren, B. (2014). Creating a Drowning Chain of Survival. Resuscitation. 2014 Sep; 85 (9):1149-52.

World Health Organization (2017). Preventing drowning: an implementation guide. Geneva, Switzerland. WHO Press, World Health Organization.

World Health Organization (2014). Global report on drowning: preventing a leading killer. Geneva, Switzerland. WHO Press, World Health Organization.

World Health Organization (2008). World Report on Child Injury Prevention. Geneva, Switzerland. World Health Organization and UNICEF.

El poder de la RCP de los transeúntes ayudó a salvar la vida del detective retirado

El corazón de Gwyn Roberts se detuvo durante ocho minutos mientras la gente local realizaba RCP, salvándole la vida.

Ahora quiere que otros aprendan el acto de salvar vidas de la RCP y la desfibrilación, de modo que se puedan salvar más vidas, como la suya.

El jueves 27 de febrero de 2020, Gwyn estaba en Llandudno llevando su coche a un servicio.

Dijo: “Iba de camino a recoger mi coche cuando llegué a un paso de peatones. Al cruzar la calle, mi visión se volvió borrosa y sentí como si fuera a perder el conocimiento. En un intento por estabilizarme, di un paso a mi izquierda, me apoyé en un bolardo de hormigón y todo se oscureció “.

Gwyn no sabía que estaba teniendo un paro cardíaco y, si no se trataba de inmediato, moriría en cuestión de minutos.

Afortunadamente, una transeúnte presenció el colapso de Gwyn, marcó el 999 y se le indicó que comenzara la RCP de inmediato.

Mientras esto ocurría, la ambulancia localizó un desfibrilador en los cercanos Habits Tea Rooms. Una persona con el desfibrilador se apresuró a salir del café, las almohadillas se colocaron en el pecho de Gwyn y el desfibrilador administró las descargas para reactivar su corazón.

Finalmente, sus exhaustivos esfuerzos dieron sus frutos y el corazón de Gwyn comenzó a latir de nuevo.

Fuente: https://www.wales247.co.uk/the-power-of-bystander-cpr-helped-save-retired-detectives-life/

Entrevista al Dr. José Palacios, como miembro del Jurado Nacional de Bandera Azul

Nos complace publicar la entrevista que Cordis Integralis ha realiazado al Dr. José Palacios Aguilar como Vicepresidente 1º de la Asociación de Educación Ambiental y del Consumidor – Fundación de Educación Ambiental (ADEAC-FEE) – Bandera Azul en España y miembro del Jurado Nacional de Bandera Azul para playas y puertos en España para profundizar sobre el distintivo de Bandera Azul para playas y los requerimientos de seguridad a la que están obligadas.

Cordis: ¿Una playa de Bandera Azul es más segura que otra que no tenga tal distintivo a nivel de socorrismo y primera intervención? 

Dr. José Palacios (Dr.JP): En general sí, aunque también hay playas que no tienen Bandera Azul que cuentan con un buen Servicio de Socorrismo. 

Los criterios Bandera Azul van más allá de las exigencias legales que actualmente existen en España sobre el Servicio de Socorrismo en playas. En numerosos municipios que la tienen y en otros muchos que la quieren conseguir, la Bandera Azul está consiguiendo que demuestren unas condiciones mínimas y aceptables de seguridad, de prevención y vigilancia, de intervención y de evacuación. Con frecuencia, representantes municipales, coordinadores de socorrismo y socorristas dicen directamente: “¡Menos mal que existe la Bandera Azul!”. 

Y, por los datos que vamos obteniendo año tras año, yo no tengo ninguna duda sobre la incidencia que la Bandera Azul ha tenido en la mejora de los Servicios de Socorrismo en playas. Casi con toda seguridad este Programa ha conseguido hacer más por esta mejora que cualquier otra iniciativa pública o privada.  

Cordis: Las playas Bandera Azul, y por tanto con desfibrilador, ¿están solo presentes en España o es a nivel mundial? 

Dr.JP: La Bandera Azul está presente en 64 países de los cinco continentes, con el apoyo de entidades tan relevantes como la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura; la Organización Mundial de las Naciones Unidas para el Turismo y el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente. De las 150 certificaciones turísticas y medioambientales reconocidas, es la única que tiene el respaldo de estas tres agencias de Naciones Unidas. 

En cuanto al desfibrilador todavía no es obligatorio en todos los países. En este tema España ha sido pionera en su obligatoriedad, pero nuestro ejemplo ya se está extendiendo a otros países y cada vez son más las playas con Bandera Azul en cualquier parte del mundo que cuentan con un desfibrilador. 

Cordis: ¿Se identifica de alguna manera la presencia de desfibrilador en las playas de Bandera Azul? 

Dr.JP: El desfibrilador suele encontrarse en el puesto principal del Servicio de Socorrismo en la playa y, lo más habitual, es que se identifique. Nosotros exigimos que se encuentre a menos de 5 minutos de cualquier punto en el que se pudiera necesitar. 

Cordis: ¿El requisito de disponer de desfibrilador en las playas de Bandera Azul se debe a este año por el Covid-19 o era ya un requisito presente en otros años? 

Dr.JP: En España comenzamos a aconsejar a los municipios que contaran con un desfibrilador, a partir del año 2010. Fuimos avisando que se convertiría en un requisito obligatorio, lo que sucedió en el año 2018 y desde entonces el 100% de las playas cuentan con desfibrilador y, si en las inspecciones que realizamos en verano comprobamos que no lo tienen, se les retira la Bandera Azul. 

Puede verse con facilidad en la gráfica siguiente la enorme evolución positiva que hemos tenido y yo, particularmente, suelo destacar que, en el año 2017, sin ser obligatorio, el 82% de las playas ya contaban con desfibrilador. 

Cordis: Multitud de estudios confirman las secuelas del Covid-19 en el corazón. ¿Puede el usuario post-pandemia de playas seleccionar la playa que mejores garantías de seguridad le ofrezca, como tener desfibrilador? 

Dr.JP: Pues sí, yo aconsejo a todos los usuarios, sean turistas o residentes, que acudan a playas que cuenten con desfibrilador. Antes y después de la pandemia. En la actualidad, la mayor parte de las incidencias graves que ocurren en playas y entorno están relacionadas con problemas cardíacos. 

Para cualquier usuario es muy sencillo ver en diferentes aplicaciones (por ejemplo playea.es o la propia banderaazul.org) qué playas cuentan con Bandera Azul y cuáles tienen Servicio de Socorrismo.  

Cordis: ¿Las playas con desfibrilador son iniciativas municipales o empresas privadas de socorristas? 

Dr.JP: El tipo de gestión da igual en cuanto al desfibrilador en playas con Bandera Azul, ya que es obligatorio tenerlo. En otras que no tienen este galardón, es posible que el tipo de gestión influya. En España, prevalecen dos tipos de gestión municipal en los Servicios de Socorrismo: 

– Directa, en la que los municipios gestionan el Servicio de Socorrismo realizando ellos mismos todo el proceso de selección y contratación. Esta gestión está demostrando, en la mayoría de las ocasiones, un buen funcionamiento en cuanto a temporada, horarios, socorristas contratados, uniformidad, organigrama y protocolos.  

– Indirecta, en la que los municipios sacan a concurso el Servicio de Socorrismo, habitualmente con insuficientes exigencias, que permiten que la empresa que gana el concurso pueda decidir libremente sobre aspectos que deberían estar perfectamente definidos en el concurso y que no suelen favorecer a los socorristas acuáticos. 

En mi opinión, sea cual sea el tipo de gestión, no debe influir en una disminución de la seguridad y salud de los ciudadanos, sean usuarios o trabajadores en las playas. Y, hoy día, es evidente que contar con un desfibrilador es imprescindible. 

Cordis: La Junta de Andalucia ha publicado recientemente un Decreto Ley que modifica las categorías hoteleras y añade el Hotel Gran Lujo en que es obligatorio tener desfibrilador. Playas Bandera Azul, Hotel Gran Lujo,… ¿nos encaminamos a relacionar excelencia con altos niveles de seguridad a nivel sanitario? 

Dr.JP: Por supuesto que la excelencia está relacionada con la seguridad. Alguien puede decirme si hay algo más valioso que la propia vida. Hay inversiones que se justifican fácilmente en cuanto contribuyen a salvar vidas, como es el caso de los desfibriladores. Pero quiero recordar a todos que esto no es de ahora, el Parlamento Europeo, en su declaración 0011/2012, insta a los estados miembros a favorecer el desarrollo del acceso público a los desfibriladores. 

Cordis: En la web también aparecen en distintivo de Bandera Azul los puertos, embarcacaciones, determinados centros y senderos. ¿También deben disponer de desfibrilador?  

Dr.JP: Sí para puertos deportivos y embarcaciones turísticas sostenibles, donde el requisito de seguridad es prácticamente igual al de las playas. Los senderos azules, al salir o llegar de una playa que tiene este galardón, indirectamente ya cuentan con desfibrilador. En cuanto a los centros Bandera Azul no tienen estas exigencias de seguridad, pero no descartamos que en el futuro se incluya este criterio. 

Cordis: ¿Cuáles son las principales actuaciones en cuanto socorrismo en las playas? 

Dr.JP: En un estudio de ADEAC (Palacios et al, 2019), sobre la utilidad de los Servicios de Socorrismo en playas de España con Bandera Azul en los años 2016, 2017 y 2018, se comprobaron resultados muy significativos en cuanto a las intervenciones de los socorristas, con un total de 621.028 intervenciones de rescates y primeros auxilios, de las que solo 8.997 (1,4%) finalizaban en traslados a centros de salud y hospitalarios. Es difícil calcular el ahorro exacto en atenciones y recursos públicos que representan estas cifras, pero sí es acertado suponer que los 612.031 casos resueltos por la primera e inmediata intervención de los socorristas en la propia playa significan mucho dinero (solo multiplicando esta cifra por 300 euros se habrían ahorrado 183.609.300 euros). 

En los tres años del estudio los más de 3.100 socorristas acuáticos por temporada, realizaron el salvamento de 3.876 personas en rescates complicados (estas personas podrían haber muerto sin el rescate por las complicaciones y/o efectos negativos). Además, un total de 253 personas fueron recuperadas a la vida por las intervenciones inmediatas de los socorristas acuáticos, realizando RCP básica y uso del desfibrilador. En estos casos, de nuevo es difícilmente calculable el ahorro económico, así como cuantificar el valor de la vida de 4.129 personas, para ellas mismas y para sus familiares y amigos. Personas que a lo largo del resto de su vida y de su trabajo, han seguido contribuyendo social y económicamente en sus lugares de residencia. 

Cordis: ¿Tiene buena salud en España todo el sistema de socorrismo en las playas, en cuanto equipaciones, formación del personal, número de socorristas? 

Dr.JP: No en el 100% de las playas. En las playas que cuentan con Bandera Azul hacemos todo lo posible para que sí se disponga de un buen Servicio de Socorrismo, que garantice la seguridad y salud de los usuarios y, como suele decir nuestro presidente José R. Sánchez: “los servicios de socorrismo en playas son la cabeza de puente del sistema público de salud y de emergencias, universal y gratuito en España, formando parte de su sistema de garantías”. 

Pero lo cierto es que la normativa de socorrismo en espacios acuáticos naturales en España es prácticamente nula y, excepto en las dos comunidades autónomas isleñas (Baleares y Canarias), no existen normativas autonómicas, que regulen: los servicios de socorrismo, las normas básicas de seguridad acuática, la temporada y horarios acordes con las necesidades, los recursos humanos y materiales suficientes para la prevención y el rescate. Este vacío legal se intenta suplir, en algunos municipios, con ordenanzas municipales de diversa consideración y, habitualmente escasas en lo relacionado con la prevención del ahogamiento y el respaldo a los servicios de socorrismo, en playas. 

En fin, queda mucho por hacer. Nosotros no nos cansamos de decir y demostrar que los Servicios de Socorrismo son una inversión rentable para proteger la vida en espacios acuáticos y no un gasto prescindible, no prioritario, siempre con tendencia a ser recortado por responsables políticos que no se dan cuenta que en temporada de baño son millones de personas las que acuden a las playas. 


Muchas gracias al Dr. José Palacios por su colaboración y amabilidad en la entrevista.


Dr. José Palacios Aguilar:

  • Creador y Coordinador del Grupo Internacional de Actividades de Prevención y Socorrismo (GIAPS)
  • Coordinador e Investigador Principal del Grupo de Investigación en Actividades Acuáticas y Socorrismo
  • Profesor Titular en la Universidade da Coruña, Doctor y Licenciado en Educación Física
  • Profesor de Salvamento Acuático y Primeros Auxilios a nivel internacional
  • Experto Formativo en el Grupo de Trabajo de Cualificaciones Profesionales de la familia profesional de Actividades Físicas y Deportivas en el Instituto Nacional de las Cualificaciones (INCUAL) del Ministerio de Educación
  • Experto Formativo/Tecnológico para la elaboración de los certificados de profesionalidad en el Servicio Público de Empleo Estatal (Ministerio de Trabajo)
  • Vicepresidente 1º de la Asociación de Educación Ambiental y del Consumidor – Fundación de Educación Ambiental (ADEAC-FEE) – Bandera Azul en España
  • Miembro del Jurado Nacional de Bandera Azul para playas y puertos en España
  • Director e investigador principal de investigaciones y tesis doctorales relacionadas con la prevención del ahogamiento, seguridad y socorrismo en instalaciones y espacios naturales acuáticos, técnicas y materiales de rescate, condiciones formativas y laborales en socorrismo acuático profesional
  • Autor de numerosos libros, capítulos de libros, publicaciones audiovisuales y artículos sobre actividades acuáticas, salvamento, socorrismo y juegos. 

Todas las playas de Cantabria con socorristas tendrán desfibrilador

La Consejería de Presidencia, Interior, Justicia y Acción Exterior del Gobierno de Cantabria incrementará durante la campaña de este año la seguridad en los arenales de la región, a través de la orden de ayudas a salvamento en playas, que se ha modificado para que todos los arenales cuenten con desfibriladores.

Estos equipos estarán presentes, por primera vez, en todos los botiquines de los servicios de socorristas durante el próximo verano, listos para su uso en caso de parada cardiaca, unas intervenciones con un notable incremento en los últimos años.

«Es imprescindible una respuesta inmediata en este tipo de situaciones y, por eso, resulta vital la existencia de un desfibrilador semiautomático», ha explicado la consejera de Presidencia, Paula Fernández Viaña, quien ha destacado también otras novedades de la orden publicada hoy en el Boletín Oficial de Cantabria (BOC).

Se trata de la Orden PRE/1/2021, de 7 de enero, por la que se modifi ca el título y los Anexos de la Orden PRE/17/2019, de 25 de marzo, por la que se establecen las Bases reguladoras correspondientes a las ayudas a las Corporaciones Locales para Vigilancia, Rescate y Salvamento en las playas de Cantabria. En la introducción detalla: “El Anexo III se modifica para extender la exigencia en todas las playas que cuenten con servicio de socorrista, la existencia de un desfibrilador semiautomático (DEA), ya que debido al notable incremento de los accidentes de personas que sufren infartos, muertes súbitas y otras afecciones cardiacas, es imprescindible dar una respuesta en menos de cuatro minutos, intervención inmediata que se puede realizar con el DEA.”

Entre ellas, ha apuntado la mejora de las medidas de prevención e información a los bañistas, a través de la unificación de los paneles informativos existentes en los arenales. Igualmente, se modifica el tamaño de la bandera para que sea más visible por motivos de seguridad.

Por otro lado, se deberán limitar claramente las zonas reservadas al baño y las áreas permitidas a los deportes náuticos, como el surf, con el fin de evitar accidentes.

La orden autonómica establece un calendario perpetuo para que, con independencia de cuando acaben los plazos de vigencia de la vigilancia en las playas, prestada desde el 1 de junio hasta el 30 de septiembre, ninguna de ellas se quede sin servicio en días inmediatos a esta fecha que caigan en fin de semana, cuando se produce una mayor afluencia de bañistas.

La pandemia y el bloqueo de actualización de normativa

La principal consecuencia del Coronovirus son las miles de muertes que está provocando y el dolor que deja en sus familiares. Un virus que ha trastocado nuestro estilo de vida y afecta a nivel social y económico.

El confinamiento y la prioridad en legislar normas para luchar contra el Coronavirus, nos lleva a otra consecuencia: una paralización de legislación en otros estamentos.

El principal ejemplo es la normativa de desfibriladores fuera del ámbito sanitario en España. Cada Comunidad Autónoma normaliza su instalación, uso y formación. Así lo establecía el Real Decreto 365/2009. Desde entonces habían Decretos que así lo contemplaban pero habíamos observado en los últimos años una tendencia a actualizar decreto obsoletos, ya sea por el avance tecnológico de los equipos, de los complementos, ya sea por cambios sociales, ya sea por actualizaciones en lo trámites administrativos de registros. Sin embargo, el principal motivo era incluir en los Decretos la obligación de disponer de desfibrilador a determinados centros.

Pues bien, esta tendencia se ha frenado por el Coronovirus. Analicemos la evolución de actualizaciones de Decretos.

Número de Decretos actualizados en el año correspondiente:

  • 2019: 4
  • 2018: 2
  • 2017: 3
  • 2016: 1
  • 2015: 3

Solo en los dos años del 2019 y 2018 sumamos 6: Aragon, Cantabria, Castilla La Mancha, Extremadura, La Rioja y Navarra.

No solo eso, en el 2018 y 2019 se han publicado Órdenes o Decretos no relacionados con la desfibrilación que incluían la mención a disponer de DEA.

Sin embargo, en todo el 2020 no se ha publicado ni un Decreto ni Orden. Y tenemos Decretos ya antiguos como Andalucía (2012), Islas Baleares (2008), Castilla y León (2008) y Murcia (2007). O incluso el propio Real Decreto que es del año 2009 y que requería de una revisión para actualizar términos y mínimos para cada CCAA, tanto para la formación como para centros obligados.

Veremos como evoluciona el 2021 al respecto.

Podéis consulta nuestra página de normativa: Legislación

Cordis Integralis colabora con la Universidad Francisco de Vitoria de Madrid como empresa para realizar prácticas

Universidad Francisco de Vitoria | Universidades en España

Cordis Integralis acogerá alumnos en prácticas para el Máster Universitario de Prevención de Riesgos Laborales que imparte la Universidad Francisco de Vitoria.

La Universidad Francisco de Vitoria, universidad privada situada en Pozuelo de Alarcón, Madrid, forma parte de una red de universidades que integra instituciones de formación superior en Europa, Estados Unidos, México y América del Sur.

Es para nosotros un honor participar de un master universitario y permitir a los alumnos conocer el mundo de la cardioprotección a través de prácticas en prevención de riesgos laborales.