Accesibilidad de los desfibriladores: Un estudio de observación en las principales estaciones de tren

Para que un AED de acceso público sea óptimamente efectivo, los miembros del público deben poder encontrarlo fácilmente y sin demora. Esa una premisa fundamental y vital, que, en nuestro país, los decretos de las diferentes comunidades mencionan pero no exhaustivamente como debería ser. Muchos decretos dicen que el decreto ha de estar visible y que el espacio dónde se instala debe ser adecuado. En algún caso, obliga que este de cara al público, algo que favorece el hecho de no estar escondido en un armario. Lo cierto, es que así como los extintores se regula su altura, no superar el 1,70 m de altura, y se detalla que estén libre de obstáculos, a los desfibriladores les falta más detalles para su visibilidad y ubicación.

Para investigar qué tan fácil sería encontrar un DEA rápidamente en las principales estaciones de trenes de Londres, David Pitcher, el autor de este estudio (How accessible are public-access defibrillators? An observational study at mainline train stations), visitó diez de esas estaciones. En cada una, se le preguntó al personal del mostrador de información el número y la ubicación de los desfibriladores; las respuestas fueron anotadas. Cada vestíbulo de la estación se examinó cuidadosamente para identificar la ubicación de los DEA de acceso público y la señalización relacionada.

El personal de solo 2 de 10 estaciones proporcionó información precisa sobre los DEA y las indicaciones para al menos uno. En tres estaciones, dirigieron al autor a las oficinas de Network Rail o Transport Police en partes más remotas de las estaciones. En 5 estaciones, su única respuesta fue «No sé».

No se instalaron DEA en posiciones centrales destacadas en las explanadas de la estación. La mayoría estaban en paredes de la periferia. Algunos fueron discretos o se ubicaron más allá de las barreras de acceso y son difíciles de encontrar. En una estación grande, no se encontró DEA después de una búsqueda cuidadosa, a pesar de que el personal dijo que estaban «diseminados», y dirigieron al autor a una plataforma específica, donde el personal no tenía conocimiento de ningún DEA.

Un DEA estaba montado a la altura de la rodilla y no tenía ninguna señal que indicara lo que había adentro. Una (a la que el autor fue dirigido por el personal) estaba vacía, a excepción de una hoja de papel escrita a mano que indicaba la ubicación de otros 2 DEA, uno de los cuales estaba en el extremo remoto de una plataforma. Varios armarios tenían carteles que no se ajustaban a las recomendaciones nacionales sobre el color o el diseño. Ninguna estación tenía señales de dirección que guiaran a las personas a un DEA.

Estos hallazgos sugieren que  una persona ajena a la estación tendría dificultades para encontrar y obtener acceso rápido a un DEA en la mayoría de las estaciones principales de Londres, lo que reduciría la posibilidad de un resultado exitoso de un paro cardíaco. Es probable que este sea también el caso en otros entornos donde se proporcionan DEA de acceso público, incluidos centros urbanos y centros comerciales.

La provisión de un DEA de acceso público requiere planificación, para garantizar que sea fácil localizarlo rápidamente siempre que sea necesario. La oportunidad de que los DEA puedan salvar vidas podría mejorarse mediante la colocación del DEA en posiciones destacadas, mediante carteles claros y consistentes en los armarios, mediante señales de dirección para ayudar a las personas a encontrar un DEA rápidamente.

Un interesante estudio que nos hace reflexión sobre la importancia de destacar, enseñar y facilitar el acceso a todo medio de seguridad, tanto contra incendios como sanitario.

Fuente: Resucitation Journal

Un estudio que compara la usabilidad de la desfibrilación completamente automática con la semiautomática por parte de estudiantes de enfermería desentrenados.

Defibrillator CPR practice

Actualmente en el mercado existen desfibriladores que bien pueden ser Semiautomáticos o Automáticos. Los dos son grandes equipos para luchar contra las paradas cardiorespiratorias. Ahora bien, ¿existe alguna ventaja en usar un modelo u otro? Analizamos un estudio realizado en la Universidad de Ghent.

Las pautas internacionales actuales prefieren el uso de desfibriladores externos semiautomáticos (DESA) sobre desfibriladores externos totalmente automáticos (DEA). Sin embargo, hay una falta de evidencia que respalde esta recomendación. Un estudio de usabilidad con estudiantes de enfermería comparando la versión DEA con la versión DESA del Lifepak CR Plus AED (Medtronic, Redmond, EE. UU.).

La hipótesis fue que el uso de DEA limitaría la cantidad de interacciones entre el operador y el dispositivo, lo que aumentaría el cumplimiento por parte del socorrista, la seguridad y la velocidad.

MÉTODOS:
Sesenta y dos estudiantes de enfermería de primer año no entrenados fueron aleatorizados para usar DEA o el DESA en un escenario de paro cardíaco simulado. Durante el análisis y la entrega de tres descargas, el desfibrilador guió al usuario con seis indicaciones de voz por descarga (18 mensajes de voz por alumno). Su rendimiento con respecto a la eficacia y seguridad se evaluó mediante grabación de video.

RESULTADOS:
Todos los rescatadores, excepto dos, pudieron conectar electrodos y entregar una serie de tres descargas. Durante el análisis del ritmo realizado por el dispositivo, los usuarios de DEA cometieron 30/372 (8%) errores contra 62/360 (17%) errores para los usuarios de DESA (P <0.001). Durante la descarga, los usuarios de DEA cometieron 0/186 errores contra 12/180 (7%) para los usuarios de DESA (P <0.001). El uso de DEA eliminó largos intervalos de tiempo entre la primera y la tercera descarga (rango 47-49 para DEA versus 41-90 para DESA).

CONCLUSIÓN:
A pesar de la falta de habilidades soporte vital básico y entrenamiento en desfibriladores, la mayoría de los estudiantes demostraron un uso seguro y efectivo del desfibrilador. El uso de la versión DEA del CR Plus dio como resultado un mayor cumplimiento del protocolo y una menor variabilidad en el tiempo para entregar tres descargas. Se necesita más investigación para confirmar estos hallazgos en otros grupos de primeros respondedores.

DESFIBRILACIÓN PEDIÁTRICA DESPUÉS DE LA DETENCIÓN CARDÍACA: RESPUESTA INICIAL Y RESULTADO.

En el Día Mundial de los Niños mencionamos este estudio sobre desfibrilación pediátrica del año 2006.

INTRODUCCIÓN:
Los ritmos de choque son raros en el paro cardíaco pediátrico y los resultados de la desfibrilación son inciertos. El objetivo de este estudio fue analizar los resultados de la reanimación cardiopulmonar que incluyó la desfibrilación en niños.

MÉTODOS:
Cuarenta y cuatro de los 241 niños (18.2%) que fueron resucitados de un paro cardíaco hospitalario o extrahospitalario habían sido tratados con desfibrilación manual. Las variables de resultado fueron un retorno sostenido de la circulación espontánea (ROSC) y la supervivencia a 1 año. Se evaluaron las características de los pacientes y la reanimación.

RESULTADOS:
La enfermedad cardíaca fue la principal causa de arresto en este grupo. La fibrilación ventricular (FV) o la taquicardia ventricular sin pulso (TVP) fue el primer ritmo documentado de electrocardiograma en 19 pacientes (43,2%). Un ritmo desfibrilable desarrollado durante la reanimación en 25 pacientes (56.8%). La primera descarga (dosis, 2 J / kg) terminó la FV o PVT en ocho pacientes (18.1%). Diecisiete niños (38.6%) necesitaron más de tres descargas para resolver la FV o PVT. El ROSC se logró en 28 casos (63.6%) y se mantuvo en 19 pacientes (43.2%). Sin embargo, solo tres pacientes (6,8%) sobrevivieron al año de seguimiento. Los niños con FV o PVT como el primer ritmo documentado tuvieron mejor RCE, mejor supervivencia inicial y mejor supervivencia final que los niños con FV o PVT posterior. Los niños que sobrevivieron eran más viejos que los pacientes finalmente muertos. No se observaron diferencias significativas en la tasa de respuesta cuando se compararon los primeros y segundos choques. La tasa de supervivencia fue mayor en pacientes tratados con una segunda dosis de choque de 2 J / kg que en aquellos que recibieron dosis más altas. El resultado no estuvo relacionado con la causa o la ubicación del arresto. La tasa de supervivencia estuvo inversamente relacionada con la duración de la resucitación cardiopulmonar.

CONCLUSIÓN:
La desfibrilación es necesaria en el 18% de los niños que sufren un paro cardíaco. La terminación de la FV o PVT después de la primera dosis de desfibrilación se logra en un bajo porcentaje de casos. A pesar de que se ha obtenido un ROSC sostenido en más de un tercio de los casos, la supervivencia final sigue siendo baja. El resultado es muy pobre cuando se desarrolla un ritmo desfibrilable durante los esfuerzos de reanimación. Se necesitan nuevos estudios para determinar si las nuevas pautas internacionales contribuirán a mejorar el resultado del paro cardíaco pediátrico.

Fuente: http://www.rcppediatrica.org

Desfibriladores externos automáticos: su importancia en el lugar de trabajo

La OSHA (Occupational Safety and Health Administration) publicó un artículo sobre la informar a los empleadores sobre el uso de desfibriladores externos automáticos (DEA).

Sesenta y un millones de estadounidenses tienen enfermedades cardiovasculares, lo que resulta en aproximadamente 1 millón de muertes por año. Un tercio de estas muertes (300,000-400,000) se deben a un paro cardíaco, la pérdida repentina e inesperada de la función cardíaca. Las tasas de supervivencia para un paro cardíaco extrahospitalario son solo del 1 al 5 por ciento. La mayoría de las veces, el paro cardíaco se debe a un latido caótico del corazón (fibrilación ventricular), que puede restablecerse a un ritmo normal si se trata oportunamente con descarga eléctrica (desfibrilación). El tratamiento de la fibrilación ventricular observada con desfibrilación inmediata puede dar como resultado una supervivencia superior al 90 por ciento. Con cada minuto de demora en la desfibrilación, casi 10 por ciento menos sobrevive, de modo que a los 10 minutos, la supervivencia es pésima. En junio de 1999, los aeropuertos O’Hare y Midway de Chicago instalaron desfibriladores externos automáticos (DEA) para responder en 1 minuto a un paro cardíaco. En los primeros 10 meses, ocurrieron 14 paros cardíacos, y 9 de las 14 víctimas (64 por ciento) sobrevivieron.

En 1999 y 2000, 815 de 6,339 (13 por ciento) muertes reportadas a OSHA en el lugar de trabajo se debieron a un paro cardíaco repentino. Los factores de trabajo que pueden agravar o contribuir a la enfermedad cardiovascular son el monóxido de carbono, el disulfuro de carbono, los hidrocarburos halogenados, el tabaquismo, el calor o el frío extremo, el estrés y el trabajo por turnos. Los riesgos eléctricos pueden producir un paro cardíaco (fibrilación ventricular). La exposición al ruido, el plomo o el arsénico puede producir presión arterial alta, lo que aumenta el riesgo de enfermedad cardíaca.

El DEA es liviano, funciona con baterías recargables, analiza el ritmo cardíaco y automáticamente indica cuándo se produce una descarga eléctrica. Estos desarrollos han reducido notablemente el tiempo de respuesta y han minimizado la necesidad de capacitación. En un estudio de paro cardíaco simulado, el tiempo medio para la desfibrilación fue de 67 segundos para los técnicos de servicio de emergencia entrenados, mientras que solo 90 segundos para los estudiantes de sexto grado no capacitados, lo que indica que incluso los no capacitados pueden utilizar estos dispositivos con éxito.

Reconociendo la necesidad de una respuesta más rápida, la Asociación Estadounidense del Corazón (AHA) ha propuesto la desfibrilación de acceso público (PAD), un programa que coloca los DEA cerca de la víctima (en lugares públicos) y utiliza personal capacitado para la desfibrilación. Específicamente, el programa debe diseñarse para reducir el tiempo hasta la desfibrilación a no más de 3-5 minutos. Usando este programa, un estudio de paro cardíaco en casinos encontró que la desfibrilación por un oficial de seguridad entrenado en los primeros 3 minutos produjo una tasa de supervivencia del 74 por ciento, mientras que la desfibrilación más de 3 minutos después del colapso tenía una tasa de supervivencia del 49 por ciento. Otro estudio que evaluó la supervivencia de los pasajeros de líneas aéreas con un paro cardíaco descubrió que el 92% respondió a la desfibrilación, mientras que el 40% sobrevivió para irse a casa.

El Departamento de Salud y Servicios Humanos y la Administración de Servicios Generales publicaron las Pautas para los Programas de Desfibrilación de Acceso Público en las Instalaciones Federales luego de la aprobación de la Ley Pública 106-505 del 13 de noviembre de 2000, la Ley de Mejoramiento de la Salud Pública. La Ley autorizó la colocación de AED en edificios federales y proporcionó inmunidad de responsabilidad civil para cualquier persona que use un DEA en un edificio federal. Varios estados han adoptado legislación que permite a un lego usar un DEA y proporciona inmunidad legal para un uso adecuado.

El Colegio Americano de Medicina Ocupacional y Ambiental, la asociación profesional que representa a los médicos del trabajo, ha emitido directrices para establecer y administrar un programa de DEA en el lugar de trabajo.

Conclusiones

  • Cuanto antes se inicie la desfibrilación, más probabilidades habrá de que la víctima sobreviva.
  • El tiempo óptimo para la desfibrilación es de 3 a 5 minutos después del inicio del paro cardíaco.
  • El DEA es un método seguro, eficaz y fácil de aprender para tratar a las víctimas de un paro cardíaco.

Recomendaciones

Cerca de 400 muertes en el lugar de trabajo por paro cardíaco se informan a OSHA anualmente. Suponiendo que un tiempo promedio de desfibrilación de 5 minutos produciría una tasa de supervivencia del 40 por ciento, se podrían salvar 160 vidas por año. Los empleadores deberían considerar el uso de AED en sus sitios de trabajo para reducir el tiempo de desfibrilación con el objetivo de mejorar la supervivencia.

Fuente: osha.gov

España está a la cola de Europa en instalación de desfibriladores externos automatizados

Defibrillator CPR practice

 La SEC y Cruz Roja han anunciado la creación de un registro nacional de desfibriladores en el Congreso de las Enfermedades Cardiovasculares.

La tasa de desfibriladores de España sea cinco veces más baja que otros países como Alemania (11) o Reino Unido (12,9) y hasta ocho veces menor que Francia (18,5), que junto con Dinamarca y Suecia son la «punta de lanza» de Europa en la instalación de estos dispositivos. A nivel mundial, el país más avanzado es Japón, con 25 desfibriladores por cada 10.000 habitantes.

Asimismo, una reciente encuesta reveló que en España sólo un 8 por ciento de la población sabría qué hacer ante un paciente con parada cardiaca, cuando en Suecia 3 millones de ciudadanos (en una población de 9 millones) han realizado un curso de RCP en los últimos años y en Dinamarca también es obligatorio para la renovación del carnet de conducir. Y esto ha contribuido a que en este país la supervivencia ante una parada cardiaca sea del 25 por ciento.

Ante esta situación, la SEC reclama un plan nacional de muerte súbita que favorezca la instalación de estos dispositivos y acabe con las diferentes normativas autonómicas que regulan su uso.

La SEC recuerda como otras enfermedades reciben mayores recursos o otros sistemas de seguridad tienen una reglamentación más obligatoria como los extintores, aunque en España solo mueren 170 personas por fuego al año y en todos los locales hay extintores.

En ese sentido, la SEC plantea que todos los coches de policía lleven un desfibrilador, o la creación de ayudas, subvenciones o rebajas fiscales para aquellas empresas o comunidades de vecinos que instalen un desfibrilador.

Para favorecer el acceso a los desfibriladores existentes, la SEC y Cruz Roja se han comprometido a desarrollar una aplicación que, a partir del registro nacional que van a elaborar, permitirá localizar el dispositivo más cercano en caso de una parada cardiaca.

Fuente: ecodiario.es

Muerte y Parada Cardíaca en Participantes de Triatlón de los Estados Unidos, 1985 a 2016: análisis de casos

running-1944798_1920

Los informes sobre las muertes por triatlón han planteado preguntas sobre la seguridad de los atletas. La Fundación del Instituto del Corazón de Minneapolis ha recopilado datos sobre muertes y paradas cardíacas entre los participantes del triatlón. La muestra se ha centrado en participantes en carreras de triatlón de los Estados Unidos de 1985 a 2016.

Mediciones:
Los datos sobre muertes y paradas cardíacas se recopilaron a partir de fuentes tales como el Registro Nacional de Muerte Súbita en Atletas (que usa medios de prensa, búsquedas en Internet, bases de datos de archivos de LexisNexis y servicios de recortes de noticias) y registros de Triatlón de Estados Unidos (USAT).

Resultados:
Se recopilaron un total de 135 muertes súbitas, paradas cardiacas resucitadas y muertes relacionadas con traumas; la edad media de las víctimas fue de 46,7 ± 12,4 años, y el 85% eran varones. La mayoría de las muertes súbitas y los paros cardíacos ocurrieron en el segmento de natación (n = 90); los otros ocurrieron durante el ciclismo (n = 7), corriendo (n = 15), y la recuperación postcarrera (n = 8). Quince muertes relacionadas con traumas ocurrieron durante el segmento de bicicleta. La incidencia de muerte o paro cardíaco entre los participantes de la USAT (n = 4 776 443) fue de 1,74 por 100 000 (2,40 en los hombres y 0,74 en las mujeres por 100 000, P <0,001). En los hombres, el riesgo aumentó sustancialmente con la edad y fue mucho mayor para los mayores de 60 años (18,6 por 100 000 participantes). El riesgo de muerte o paro cardíaco fue similar en las carreras cortas, intermedias y largas (1,61 frente a 1,41 y frente a 1,92 por 100 000 participantes). En la autopsia, 27 de 61 fallecidos (44%) tuvieron anomalías cardiovasculares clínicamente relevantes, más frecuentemente, enfermedad aterosclerótica coronaria o cardiomiopatía.

Limitaciones:
La historia clínica previa no se conoce en la mayoría de los casos.

Conclusión:
Las muertes y los paros cardíacos durante el triatlón no son raros; la mayoría se han producido en hombres de mediana edad y mayores. La mayoría de las muertes repentinas en triatletas ocurrieron durante el segmento de natación y la enfermedad cardiovascular clínicamente silenciosa estuvo presente en una proporción inesperada de fallecidos.

fuente: annals.org

Centros de trabajo de la Comunidad de Madrid y el Decreto 78/2017

prl-auxilio.jpg

De forma novedosa, el Decreto 78/2017 de la Comunidad de Madrid sobre desfibriladores incluye en su listado de centros obligados a tener un desfibrilador los centros de trabajo.

Decimos novedosa porque ningún otro decreto de otra comunidad menciona a los centros de trabajo como tal.

El criterio es el siguiente:  cualquier centro de trabajo con más de 250 trabajadores. Es decir, cualquier industria, oficina, empresa de servicios, construcción, que supere los 250 trabajadores deberá disponer de un DEA.

Esto se vincula directamente con la ley de Prevención de Riesgos Laborales que en su artículo 14 sobre derechos establece que los trabajadores tienen derecho a una protección eficaz en materia de seguridad y salud en el trabajo.

Y en el artículo 22 sobre medidas de emergencia establece: «Para la aplicación de las medidas adoptadas, el empresario deberá organizar las relaciones que sean necesarias con servicios externos a la empresa, en particular en materia de primeros auxilios, asistencia médica de urgencia, salvamento y lucha contra incendios, de forma que quede garantizada la rapidez y eficacia de las mismas.»

Recordemos que la Constitución Española establece en su artículo 40.2 «que los poderes públicos, como uno de los principios rectores de la política social y económica, velar por la seguridad e higiene en el trabajo.»

Por tanto, nos encontramos que el Decreto 78/2017 vela por la seguridad y salud en el trabajo, complementando así la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, obligando a determinados centros a disponer de desfibrilador, siendo coherente en materia de primeros auxilios y asistencia médica de urgencia que aboga la Ley de Prevención.

Luchar contra el sedentarismo: reuniones caminando

turismo-de-reuniones-oportunidades-laborales-1.jpg

Siguiendo con la campaña #corazonsano para el Día Mundial del Corazón, publicamos la curiosa iniciativa de crear reuniones caminando.

El empeoramiento de los hábitos de vida propio de las sociedades occidentales, la evolución de los sistemas de transporte y la tecnología laboral, los nuevo modos de ocio… todo colabora para que todos –niños y mayores- asuman como válidos comportamientos claramente sedentarios y, por tanto, perjudiciales para la salud.

La inactividad física o falta de ejercicio se considera uno de los mayores factores de riesgo en el desarrollo de la enfermedad cardiaca e incluso se ha establecido una relación directa entre el estilo de vida sedentario y la mortalidad cardiovascular. Una persona sedentaria tiene más riesgo de sufrir arterioresclerosis, hipertensión y enfermedades respiratorias.

Evitar el sedentarismo en la oficina: Reuniones en movimiento.

Muchos consideran que trabajar en oficina es una verdadera suerte, ya que se evita el cansancio diario que normalmente se asocia a otras ocupaciones en las que se requiere esfuerzo físico. Sin embargo, las personas que ejercen sus puestos pegados a un escritorio a menudo ponen en serio peligro su salud, que se deteriora notablemente por el sedentarismo al que se someten continuamente.

De hecho, numerosos estudios han demostrado que este tipo de trabajos reducen la calidad de vida, hasta el punto de duplicar las posibilidades de tener una muerte prematura.

Por eso, los trabajadores de la sanidad pública de Inglaterra están instando a los empresarios a renovar el viejo formato de las reuniones de empleados,pasándolas de los despachos a los pasillos, e incluso el exterior de las oficinas, dónde los trabajadores podrían conversar dando paseos, que les servirían como descanso después de una larga jornada de escritorio.

La otra cara de los trabajos de oficina

Cuando una persona pasa mucho tiempo sentada, ya sea en casa o en el trabajo, sus músculos se paran de golpe, haciendo que su actividad se detenga y que disminuyan tanto el gasto calórico como la producción de las enzimas encargadas de procesar las grasas.

Lógicamente esto hace que sea más sencillo alcanzar la obesidad y todas las enfermedades asociadas a ella, entre las que se encuentran la diabetes tipo 2 y algunos tipos de cáncer y de trastornos cardiovasculares.

Además, la postura que se genera puede dar lugar a problemas de espalda y, lo que es peor, a una disminución del espacio en torno a los pulmones, que propicia que la sangre se oxigene peor.

Esta semana se ha celebrado la Conferencia Anual de Salud Pública de Inglaterra, en la que su director ejecutivo, Duncan Selbie, ha dado a conocer las ventajas que supondrían las reuniones en movimiento.

Lógicamente, se disminuirían los peligros asociados al sedentarismo, pero además los oficinistas se verían beneficiados por las ventajas de salir por un momento del lugar de trabajo, que normalmente se asocia a unos mayores niveles de estrés.

Fuente: elespañol.com

Hoteles de Madrid y el nuevo Decreto

El nuevo Decreto 78/2017 que regula la instalación de desfibriladores y su registro en la Comunidad de Madrid menciona en su artículo 3 los centros que están obligados a tener un desfibrilador y, por tanto, a cumplir con todo lo que se establece en dicho decreto.

En el apartado g) de este artículo 3 menciona a los hoteles:

Los establecimientos hoteleros con más de 100 plazas.

El Instituto Nacional de Estadística definir Plaza hotelera: Espacio que ocupa una persona en un establecimiento hotelero. El número de plazas equivale al número de camas fijas del establecimiento. Las camas de matrimonio se cuentan como dos plazas; las camas supletorias no se tienen en cuenta.

Por tanto, para saber si un hotel está obligado o no, debe contar el número de camas individuales y de matrimonio y sumarlas. Si supera las 100 plazas, está obligado a tener un desfibrilador.

Es fácil deducir que el hotel que ya tenga 101 habitaciones estará obligado, independientemente que sean individuales o no.

Ello obliga al hotel a tener un desfibrilador y otras cuestiones:

  • Conectados de manera permanente a la red de emergencias de la Comunidad de Madrid SUMMA 112
  • Señal de DEA
  • Instrucciones de uso visibles
  • Que este visible el número 112
  • Identificar el desfibrilador debidamente, precisando su localización en los planos o mapas informativos del lugar
  • Garantizar su mantenimiento y conservación, de acuerdo con las instrucciones del fabricante del equipo
  • Formación

 

Estudio en Francia: ¡El 45% de los estudiantes dicen que no saben cómo usar un desfibrilador!

JS54948563
Los estudios (1) realizados por Opinion Way para el SMEREP muestran que a pesar de una mejora en el número de estudiantes y alumnos de secundaria formados en primeros auxilios, muchos todavía no tienen esta formación.

Casi la mitad (45%) dicen que no saben usar un desfibrilador. Esta cifra alcanza incluso el 51% para los estudiantes de Ile-de-France, desafortunadamente son más numerosos que el año pasado (45%). En cuanto a los estudiantes de secundaria, el 65% de ellos dicen que no saben cómo usar un desfibrilador. Para los estudiantes de secundaria de la región, esta cifra alcanza el 72%.

Más del 40% de los estudiantes franceses de secundaria informan que no tenían ningún entrenamiento en primeros auxilios. Si nos centramos en la Ile-de-France, esta cifra es cercana al 50%.
En cuanto a los estudiantes franceses, los resultados también son decepcionantes, ya que el 20% declaró que no participaron en la formación de primeros auxilios, aunque el año pasado fueron del 28%. Y sin embargo, el 31% de los estudiantes y el 17% de los estudiantes de secundaria ya han tenido que realizar primeros auxilios!

FRENTE A ESTA CONCLUSIÓN, SMEREP HA INSTALADO DESDE EL ÚLTIMO AÑO:
– Entrenamientos gratuitos para todos los estudiantes sobre primeros auxilios que se aplicarán en diferentes situaciones,
– La instalación del desfibrilador en cada una de sus recepciones.

Fuente: mcetv