La covid-19 y el paro cardíaco son un problema diario para todos los reanimadores. Estudios tanto nacionales como internacionales han demostrado cómo los casos de paro cardíaco y la tasa de mortalidad han aumentado en el escenario global de Covid-19.

Razones del aumento del paro cardíaco durante el Covid-19:

Las causas del aumento de los paros cardíacos se deben principalmente a:

– Las personas se muestran reacias a acudir a la sala de emergencias ante los primeros signos de enfermedad por temor a exponerse al virus.

– El tiempo de respuesta de los vehículos de emergencia ha aumentado debido a la cantidad de casos de Covid-19 que necesitan atención. El tratamiento de Covid-19 requiere procedimientos (vestirse, desvestirse, desinfectar) que aumentan significativamente el tiempo para que el vehículo y el equipo vuelvan a estar disponibles.

– Cursos de primeros auxilios y uso de AED (desfibriladores) han sido suspendidos durante mucho tiempo para reducir la posibilidad de aumentar el número de infecciones con maniobras que involucran contacto cercano.

– Las personas capacitadas en rescate han visto una reducción en su tiempo de operación, en parte debido a su positividad de primera mano (dada la alta exposición).

– Complicaciones de la vacunación con reacción de choque anafiláctico.

– La sobrecarga de los sistemas territoriales de emergencia.

El New England Journal of Medicine publicó un estudio sobre Italia, analizando la incidencia de paros cardíacos extrahospitalarios en cuatro provincias de Lombardía durante la pandemia, comparando los datos con el año anterior.

La región de Lombardía fue una de las primeras áreas en tener un brote de Covid-19 fuera de China; el primer caso apareció el 20 de febrero de 2020 en la provincia de Lodi.

Utilizando el registro de paros cardíacos de Lombardía (Lombardia CARe), los paros cardíacos extrahospitalarios que ocurrieron en las provincias de Lodi, Cremona, Pavía y Mantua durante los primeros 40 días del brote de Covid-19 (21 de febrero al 31 de marzo de 2020) fueron en comparación con los del mismo período en 2019 (del 21 de febrero al 1 de abril de 2019, para contabilizar el año bisiesto).

En el período del informe, se identificaron 362 casos de paro cardíaco extrahospitalario, en comparación con 229 casos identificados durante el mismo período en 2019 (+ 58%).

En las cuatro provincias se observaron aumentos de diversos tamaños en el número de casos de paro cardíaco extrahospitalarios.

Antes del advenimiento de Covid-19, se registraban en Italia 60,000 muertes por paro cardíaco repentino cada año.

Las investigaciones indican que es probable que la cifra actualizada esté entre 100,000 y 120,000.

Para hacer frente a un paro cardíaco repentino, el desfibrilador debe estar presente cerca del evento: escuela, trabajo, transporte, administración pública, parques, instalaciones deportivas, calles de la ciudad, etc.

Hoy en día, la cardioprotección se convierte aún más en un elemento fundamental de prevención, con un gran potencial para salvar vidas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s