Nuestro director técnico, Daniel Jerez, ha escrito un relato exclusivo para Cordis Integralis que publicamos aquí. Deseamos que os guste.

Felices fiestas a todos

Corazón Navideño - Corazon Con Gorro De Navidad PNG Image | Transparent PNG  Free Download on SeekPNG

Latido Navideño

Marcos mira cabizbajo la calle desierta. Son tiempos difíciles. Faltan las sonrisas y no solo porque no se vean por las malditas mascarillas.

Marcos suspira. ¿Cómo ha podido cambiar tanto su vida en tan poco tiempo? La pandemia. Todo se reduce a eso. Trabajaba como cocinero en un buen restaurante, pero al estar cerrado durante seis meses, finalmente le dijeron que le daban el finiquito y adiós muy buenas.

Los nervios, ansiedad, poco apetito sexual y enfados acabaron por minar su relación con Vanesa. El piso se lo quedó ella.

Marcos vive con sus padres, de nuevo. Se siente fuera de lugar.

Y tras varios meses en el paro, ahora ha encontrado trabajo. Hace de Papa Noel en la calle haciendo sonar la campanilla, porque caramelos no se pueden dar, no sea que se contagien los niños.

Tiene frío y está cansado de que la vida sea tan dura. Una lágrima cae por su mejilla y moja la barba postiza.

– ¿Se encuentra bien?

Marcos se gira algo asustado. Detrás suyo una viejecita al que parece que el viento se la llevará cual hoja mecida de un árbol. Tiene los ojos vivaces y la piel llena de arrugas. La espalda algo encorvada y una sonrisa dulce.

– Sí, es el frío – miente Marcos.

Miente a ella y así mismo, porque no, no está bien. Siente el dolor correr en su interior. La pena y la tristeza se abalanzan como hienas hacia los restos de la presa.

– ¿Qué pedirías a durante estas fiestas?

– ¿Perdón? – pregunta extrañado Marcos.

– Sí hijo, son las fechas de la magia. ¿Qué pedirías?

¿Qué le pediría? ¿Es bueno plantearse deseos y crear falsas esperanzas? Marcos duda en responder, pero de inmediato lo ve claro.

– Una segunda oportunidad.

La anciana asiente y sonríe.

– Sí, buen deseo. No siempre se tiene.

Tres niños se acercan para pedirle caramelos, pero él debe decirles que no tiene y se retiran algo enfadados. Una vez se apartan los niños, se gira hacia la anciana, sin embargo, no está. Mira a su alrededor y no hay rastro de ella.

No entiende dónde se ha metido. Por la edad y su aspecto no puede correr tanto como para alcanzar el final de la calle. Se mueve con la intención de buscarla, no fuera que le hubiese pasado algo, pero se detiene en seco. Algo va mal. En su cuerpo, algún mecanismo ha fallado. Nota un pinchazo en el pecho y Marcos ya no ve nada más que negrura. Cae al suelo y su barba postiza se desprende y queda inerte a su lado.

Marcos no está consciente, ni respira. Marcos no puede saber lo que ocurre a su alrededor. Marcos desconoce que un hombre se ha acercado y ha empezado a zarandearlo. Grita ayuda y llama al 112. Marcos no puede ver como Sonia oye los gritos desde la recepción del hotel.

El hotel, a pesar de la falta de turistas, se mantiene abierto con poca ocupación. Hace tres años instalaron un desfibrilador. Cada año hacen una formación, cada año viene un chico a hacer el mantenimiento. Está limpio. El año pasado le cambiaron los electrodos. Está al día. Listo para actuar. Sonia se lo mira muchas veces y piensa si vale la pena tenerlo. Nunca se ha usado. Sonia ha hecho cada año la formación.

Sonia se asoma a la calle para ver que ocurre y ve a un hombre vestido de Papa Noel tendido en el suelo y un hombre que grita sin parar. Y Sonia entiende. Entiende que es una emergencia, entiende que ella está capacitada y entiende que tiene algo que puede ser útil.

Marcos no puede ver como Sonia coge el desfibrilador y sale corriendo hacía él. Marcos no puede notar como Sonia le desgarra el abrigo y coloca los parches de los electrodos. Marcos no puede notar como las suaves manos de Sonia se posan sobre su pecho para realizar compresiones.

Y una voz robótica, les habla. El equipo les dice que va a hacer una descarga. El cuerpo de Marcos se eleva del suelo, pero nada ocurre. Sonia continua su labor de las compresiones y de nuevo la voz pide que aparten las manos para hacer una nueva descarga. Como si de un balón de baloncesto fuera, el cuerpo de Marcos rebota.

Ahora sí. Marcos puede sentir el frío. Puedo oír voces. Puede notar el aire entrar por sus pulmones.

Marcos abre los ojos y ve los ojos marrones de Sonia. No puede verle la boca por la mascarilla. Maldito virus, piensa. La luz de la farola que hay detrás le da un cierto aire de ángel. Y para Marcos lo es.

– ¿Estás bien? – le pregunta Sonia.

Es la segunda vez que le preguntan eso en poco tiempo. Y como puede cambiar una pregunta en tan pocos segundos.

– Sí – ahora el sí es más seguro.

– Suerte que tenemos un desfibrilador – contesta Sonia aún recuperando la calma.

– Suerte – repite Marcos

¿Lo es? ¿Es suerte? No cayó del cielo ese desfibrilador. Un gerente decidió apostar por ello. Decidió invertir. Una empresa lo revisa y forma. Las personas están preparadas. ¿Es eso suerte o buena elección?

– Ya viene la ambulancia

– ¿Cómo te llamas? – pregunta Marcos.

– Sonia. Pero no hables. Descansa. No todo el mundo tiene una segunda oportunidad.

Marcos mira fijamente a Sonia.

– ¿Cómo dices?

– Que has tenido una segunda oportunidad.

Marcos sonríe.

– Eso pedí para estas fiestas. Una segunda oportunidad.

Sonia se baja la mascarilla y sonríe. Las sonrisas deben verse y compartir. Sonia le coge la mano a Marcos.

Daniel Jerez Torns es director técnico de Cordis Integralis, técnico superior en prevención de riesgos laborales y périto judicial en PRL. Ha escrito tres novelas de misterio disponibles en Amazon: El arcabucero nº 61, La fórmula Terradas y El beso de la muerte.

Un comentario sobre “Relato: Latido navideño

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s