Una de cada cinco personas en el mundo está en riesgo de padecer insuficiencia cardiaca, una enfermedad que no tiene cura pero que de ser diagnosticada y tratada oportunamente evita muertes prematuras y da calidad de vida a los pacientes.

Explicó que la insuficiencia cardiaca es una falla severa en el corazón, la cual impide que este órgano bombee la sangre al cuerpo de manera eficiente.

Entre los síntomas que produce esta enfermedad están la dificultad para respirar, la fatiga e hinchazón de extremidades.

En el mundo afecta a 26 millones de personas, pero se estima que otros 37,7 millones también la padecen pero no están diagnosticadas y es la principal causa mundial de ingresos hospitalarios evitables.

El problema, dijo Eiselé, es que en medio de la pandemia por coronavirus los enfermos con insuficiencia cardiaca pueden tener peores expectativas si enferman de la COVID-19, lo que se complica debido a que muchas personas tienen miedo de acudir a los hospitales si presentan síntomas.

Sin embargo, la principal preocupación ahora es que, de acuerdo con los científicos, se ha mostrado que el daño más grave del nuevo coronavirus puede ser en el corazón.

Fuente: La Vanguardia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s