59010c3a2efc1.image.jpg
Kenyati Thomeson acompañado de su madre

El suceso ocurrió en el  Chipman Junior High School, en Bakersfield, EEUU, el mes pasado.

Kenyati Thomeson, de 14 años, venía de jugar a futbol a la hora del almuerzo y cuando regresaba a clase, se desplomó.

Su maestro pidió ayuda en la radio. Thomeson no respiraba. Fue entonces cuando su director, Russ Taylor, y un empleado de la escuela, Lisa Hudson, entraron corriendo con un desfibrilador de emergencia.

Los dos comenzaron la RCP y luego colocaron los electrodos del desfibrilador en el pecho de Thomeson. Al realizar la descargar, su corazón comenzó a latir otra vez.

 

El desfibrilador utilizado fue uno de los doce que compró e instaló en todas sus escuelas en agosto pasado el Distrito Escolar de la Ciudad de Bakersfield .

El padre de Thomeson reconoció lo afortunados que eran de que el distrito tuviera desfibriladores en el sitio – algo que no tenían hace un año.

Su declaración ilustra la importancia de tener desfibriladores en los colegios “Podría haberle sucedido esto el año pasado, y entonces estaría llevando a cabo un funeral.”

Fuente: Bakersfield.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s